Cuba Progresista
Este sitio ya no pertenece a la asociación Cuba-Europa en Progreso, que ha sido disuelta
Mensaje de solidaridad al Partido y la Juventud Socialdemócrata de Noruega
Partido Arco Progresista de Cuba

La Habana, 02.08.2011

Al Señor Jens Stoltenberg
Presidente del Gobierno
Presidente del Partido de Trabajadores de Noruega (Arbeiderpartiet)

A la Juventud Socialdemócrata de Noruega ("AUF")
Señor Eskil Pedersen
Presidente


Ida Spjelkavik                      
Mats Kvaløy-Bjørbekk        
Edvin Søvik                          
Kristoffer Nyborg                
Helén Ingrid Andreassen   
Bård Flaarønning               
Lars Fjærli Hjetland  

        
colaboradores

Los socialdemócratas cubanos, organizados en el Partido Arco Progresista (Parp), hemos quedado consternados por el ataque terrorista contra la sede del Gobierno socialdemócrata noruego y contra los jóvenes socialdemócratas en el campamento de Utoya. No solamente se quiso atentar contra el núcleo del partido y del gobierno socialdemócrata, sino también comprometer el futuro de una generación de jóvenes progresistas en Noruega.

Reciban la muestra de pesar y condolencias a todos los afectados: familias, compañeras y compañeros, amigas y amigos. Deseamos la mejor y pronta recuperación posible de las numerosas personas que quedaron heridas. Deseamos que el movimiento progresista noruego salga moralmente fortalecida de este horror.

Como bien dice el Primer Ministro y líder del partido Jens Stoltenberg, la tradición noruega de campamentos políticos juveniles de verano practicada por la mayoría de los partidos políticos constituye una de las características más bellas de su democracia, que evidentemente aquí en Cuba carecemos por completo.

No ha sido fácil para que los cubanos conozcamos las circunstancias de la masacre en Noruega.

De hecho, los medios del estado de partido único en Cuba, incómodos, prefirieron informar solo mínimamente sobre el carácter progresista del campamento juvenil donde fueron asesinados 69 participantes, únicamente por ser jóvenes socialdemócratas, animados por los ideales de democracia, libertades públicas, justicia social, solidaridad, diversidad, tolerancia y apertura multicultural.

Es como si nuestro gobierno quisiera reservar para si el “privilegio” a los ataques de la extrema derecha. 

La lectura que desde Cuba tenemos del acto terrorista fascista es que debemos conquistar y preservar a todo costo las estructuras y los valores democráticos contra la doctrina única que destruye vidas.

  • “La respuesta es más democracia. Debemos esto a las víctimas”
 y 
  • “no dejaremos que nos asusten”

decía Jens Stoltenberg.

¡Reacción admirable, donde la esperanza supera al odio!

Manuel Cuesta Morúa
Presidente
Partido Arco Progresista
ArcoProgresista.gl@gmail.com

¿Qué significa 'El camino del pueblo' ? (Manuel Cuesta Morúa)
Diario de Cuba

http://www.ddcuba.com/cuba/5930-camino-la-nacion


Artículo de Opinión

Camino a la nación

Manuel Cuesta Morúa


La Habana, 21-07-2011

¿Qué significa 'El camino del pueblo' (El camino del pueblo.pdf) y cuáles son los retos para quienes han suscrito ese documento?

El camino del pueblo, texto firmado por representantes de diversas tendencias cívicas, políticas y por prominentes exprisioneros de conciencia, ha generado una expectativa entre animada y cautelosa en diversos medios interesados en la realidad cubana. También, entre cubanos que residen en diferentes lugares del mundo.

¿Se justifica la expectativa animada? Sí. El esfuerzo conjunto de actores morales, cívicos, políticos e ideológicos situados unos de otros en las antípodas del debate democrático en Cuba, y que rara vez compartían apuestas de cambio, empieza enviando el mensaje de que el ombligo del debate político comienza a situarse en la nación. Eso es esencial. Es cada vez más claro que los cubanos no estamos frente a un desafío ideológico, sino frente a la redefinición posible de un proyecto de país.

Un régimen sin valores conserva aún la imagen de que confronta un reto ideológico, lo que le proporciona gratuitamente cierta dignidad política, cuando lo que está en juego es un problema nacional. El camino del pueblo expresa el conflicto en su nivel más auténtico, diciéndonos que las opciones probables de cada una de nuestras identidades específicas pasa por la reconstrucción inevitable de los fundamentos de la nación —del hogar común, en jerga romántica— y de los instrumentos institucionales de convivencia democrática dentro de un nuevo tipo de Estado.

Quien observe detenidamente la composición heterogénea de este nuevo impulso común podrá ver las distintas expresiones culturales, raciales, ideológicas, generacionales y políticas que han decidido mostrar una nueva voluntad de consenso. En una frase nítida se está diciendo: la nación primero, los intereses después.

Ahora bien, ¿se explica la expectativa cautelosa ante este documento? Creo que sí. No es la primera vez que se ha ensayado una propuesta concertada, y nunca parece ser la última en que se malogra el empeño. Sin embargo, lo nuevo que se intuye de este intento es la entrada en juego de un valor extrapolítico: la madurez. El bloqueo de viejas animosidades entre responsables cívicos y políticos indica una apreciación sensata del instante histórico. Lo cual desvanece la excesiva personalización de la controversia política y abre paso al sentido de nación.

El camino del pueblo ofrece, desde esta perspectiva, dos valores agregados —ambos de tipo cultural—, fundamentales de cara a las posibilidades del mañana. El primero tiene que ver con la apertura a un modelo distinto de liderazgo, y el segundo con el fundamento plural de la nación.

La idea de aparecer juntos respaldando un pliego de propósitos primordiales constituye un acto de autocrítica en marcha, que viabiliza la construcción de un escenario menos autoritario y más en consonancia con los fines democráticos. Las acusaciones, tanto veladas como directas, de que los cubanos vamos persiguiendo una democracia sin demócratas pueden empezar a deshacerse con un lenguaje y una actitud más cercanos a la retórica y gestualidad de los que animaron la Constitución de 1940, camino de una era post-Wikileaks.

El segundo valor agregado, vinculado necesariamente al primero, retoma la oportunidad de fundar el proyecto de nación sobre su pluralidad de origen. El castrismo es un proyecto contracultural justamente porque trató de imponer, para vivir y ver su propio fracaso, el hegemonismo de uno de los componentes culturales del país sobre el resto de los que conforman nuestra nacionalidad. Si algo como el Artículo 5 de la Constitución cubana —que consagra la superioridad de un grupo sobre otros— no tiene pertinencia y pertenencia culturales en lugar alguno, ese lugar es Cuba.

Pero semejante hegemonismo se estaba transfiriendo al proceso democrático, amenazando la posibilidad, viabilidad y credibilidad mismas de la democratización. Romper esta marcha forzada de un pasado arcaico sobre el presente era y es necesario, de cara a un momento histórico constitutivo.

Ese es precisamente el momento en el que estamos. Uno en el que, como es evidente para todos, el viejo modelo no sirve para tramitar el presente y guiar el futuro, pero en el que tampoco se define ese nuevo modelo que ofrezca premisas claras de cara al porvenir. Lo cual provoca el tipo de situación confusa que tiende a legitimar el hiperrealismo político de múltiples intereses corporativos e interlocutores internacionales.

Y el sarcasmo de nuestra situación histórica es que ni la claridad política e intelectual exigibles, ni la disponibilidad de los cubanos —los dos elementos esenciales en una época de cambio— están del lado del poder. No obstante, un gobierno sin proyecto de país, que ha roto su sintonía con las aspiraciones de la gente, es todavía capaz de generar expectativas de reformas —es curioso que dichas expectativas sean animadas solo en el extranjero y fundamentalmente por extranjeros—, cuando en verdad lo único que hace es gestionar el presente para conservar el poder mediante una exagerada improvisación política.

Falta de proyecto de las autoridades

Esa falta de proyecto del poder tiene su expresión ejemplar en lo que he denominado el nuevo pacto criollo —un pacto premoderno— fundado en el vínculo estratégico y cerrado entre el gobierno, las jerarquías religiosas y determinados agentes económicos foráneos y nacionales, que continúan arriesgando el proyecto inconcluso de nación.

Ello exigía una respuesta también estratégica que proyectara cuatro puntos fundamentales.

Primero: Cuba requiere un cambio político, no un reajuste en la economía del poder.

Segundo: ese cambio exige un consenso entre todos los sectores de una sociedad cada vez más compleja, y no meramente entre las elites tradicionales.

Tercero: ese consenso debe partir de una nueva legitimidad: los ciudadanos. (No resulta raro, en este sentido, que aquel pacto criollo intente aferrarse al viejo sujeto llamado revolucionario, en contra del ciudadano, del nuevo sujeto que renace por doquier, pero que sigue siendo visto como un contrarrevolucionario, castigable porque "viola la ley".)

Y cuarto: cambio político, consenso y ciudadanos deben recuperar la conexión perdida entre soberanía popular y soberanía nacional.

El camino del pueblo da una respuesta compartida a estas cuatro cuestiones básicas. Proyectos, así en plural; consenso dentro de una sociedad multidiversa; legitimación en base al ciudadano y recuperación de los valores nacionales como valores morales no negociables dentro de ese consenso. Una respuesta estrictamente política, debe entenderse, a las demandas de democratización en Cuba.

Un punto de partida y retos futuros

Estamos en un punto de partida, desde luego. Un punto que comienza a satisfacer una exigencia cardinal: el acuerdo entre responsables políticos y cívicos con visibilidad pública. A ese acuerdo algunos le llaman unidad. No obstante, yo prefiero verlo como consenso articulado. Porque la unidad es inflexible, cerrada a la tolerancia, y privilegia a unos pocos sujetos públicos, simplifica el conflicto y minimiza el valor de la deliberación entre iguales. El consenso, por el contrario, permite la flexibilidad, exige tolerancia, se abre necesariamente a las elites, toma en cuenta la complejidad y es altamente deliberativo. Y este nuevo consenso tendrá futuro en la medida en que logre incorporar estas y otras referencias necesarias a un proceso democrático moderno.

¿Cuáles podrían ser las restantes fases de El camino del pueblo? Para proseguir el debate, creo que una segunda fase podría ser esta: corregir y completar la primera fase, es decir, extenderlo en igualdad de condiciones a todos los responsables cívicos y políticos que, por las razones que sean, no tuvieron la oportunidad de respaldar el texto en sus inicios. Un consenso articulado debe abrirse a todas las sensibilidades representativas.

Una tercera fase debería crear algo así como una mesa de confianza. Potenciar un clima de respeto y reconocimiento es imprescindible en un contexto muy personalizado, con una carga acumulada de viejas controversias prescindibles y de débil entrenamiento emocional para disipar los conflictos inevitables.

En esa mesa de confianza podríamos aprender que si la unidad se logra a pesar de las diferencias, el consenso es posible gracias a las diferencias. En el primer caso se reprime lo que nos separa sin que se logre ocultarlo; en el segundo, se muestra los que nos diferencia enfatizando las prioridades. Parece hoy evidente que el concepto de unidad personaliza mucho los conflictos porque reduce las opciones de reconocimiento y autoreconocimiento. El consenso permite manejar aquellos conflictos porque su condición plural conduce naturalmente a la posibilidad de reconocimientos.

Una cuarta fase, a mi modo de ver, exige construir o fortalecer caminos hacia el pueblo y caminos desde el pueblo. En Cuba viene ocurriendo un proceso de inversión en la pirámide de legitimidad del poder. Hasta ahora se nos ha impuesto la idea y la realidad de que los ciudadanos están al servicio del Estado. La revolución cubana no fue más que un despotismo ilustrado por medios violentos que nos convirtió definitivamente en súbditos del poder. A partir de ahora comienza a estabilizarse, espontánea y dolorosamente, la lógica más legítima y ciertamente moderna: el Estado al servicio de los ciudadanos.

Esa idea debemos convertirla en realidad construyendo caminos hacia y desde el ciudadano. En esas dos direcciones creo que nos corresponde, más que ofrecer contenidos democráticos, brindar instrumentos de empoderamiento ciudadano. Impulsar la complementariedad de proyectos cívicos que reinventen y fortalezcan al ciudadano pondrá en orden las fuentes de legitimidad política. El concepto de vanguardia, una forma de despotismo ilustrado que busca su legitimidad en el eco de las masas, es escasamente compatible con la cultura democrática.

Y una quinta fase culminaría en la identificación de una propuesta simple, no simplificada, que en principio pueda ser apoyada por todos los que respalden este consenso articulado, y que se legitime, al mismo tiempo, en un proceso de retroalimentación ciudadana.

No caben dudas de que somos un país en cambio. La señal más clara es que, si aún no somos una sociedad abierta, sí está abierta la posibilidad de la sorpresa. Pocos podrían haber imaginado que observaríamos desde las gradas a la jet society jugar al golf y calafatear sus yates en las costas de nuestro país. La dirección del cambio, empero, depende de nosotros. Es tiempo de refundación y podemos proponer un proyecto de cambio consensuado, en la certeza de que la cabeza intelectual e imaginativa del Partido Comunista está despoblada, de que la capacidad de castigo del régimen no es asimilable a su capacidad de liderazgo, y de que los caminos de la nación están por construir.

El camino del pueblo puede constituir un nuevo comienzo.

Manuel Cuesta Morúa


1ro. de Mayo 2011
La Habana, 1 de mayo de 2011


Mensaje de Arco Progresista por el 1ro. de Mayo

Como en todo el mundo, se celebra en Cuba también el día de los trabajadores. Arco Progresista quiere enviar un mensaje a todos los trabajadores del mundo, y en especial a los trabajadores cubanos.

Muy en especial a los trabajadores cubanos por las duras circunstancias que, como parte esencial de la sociedad cubana, están sufriendo hoy en nuestro país. Después de la traición y el abandono por parte de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), conviene no solo desarrollar una extensa red de solidaridad con los trabajadores cubanos, sino también desplegar una campaña bien estructurada por la venta de empresas cubanas al capital extranjero casi a perpetuidad.

Un acto que contradice las bases más serias de cualquier nacionalismo que se respete, y que además pone en desventaja a los trabajadores frente a las necesidades gananciales de quienes combinan capital, tecnología y propiedad. Todas las luchas por la nacionalización de empresas en Cuba se vienen abajo con el acelerado proceso de venta del país a los extranjeros.

Arco Progresista mantendrá una viva lucha en estas y otras direcciones, al tiempo que apoyará todos los esfuerzos de sindicalistas independientes en su lucha por las necesidades y reivindicaciones auténticas de los trabajadores.

Aprovechamos una vez más para reiterar una demanda hecha por Arco Progresista el pasado año: la renuncia del Salvador Valdés Mesa, actual Secretario general de la CTC.  Por el bien, la coherencia histórica y la consistencia de las luchas reivindicativas de los trabajadores cubanos desde el siglo XIX. Lo que se avecina para los trabajadores cubanos exige un claro suelo moral.


Manuel Cuesta Morúa
Portavoz


Mensaje de Nuevo País - Plataforma ciudadana
   La Habana, 3 de mayo de 2011

Acción Urgente contra la Violencia 

El gobierno cubano está a punto de matar. En las calles o en las estaciones de policía. La probabilidad de este hecho cuenta, desde el 17 de abril, con la legitimación explícita de las más altas instancias del Estado y del partido comunista. Desde esa fecha ciudadanos cubanos, pertenecientes o no a los órganos de la policía política, cuentan con el amparo político necesario y vienen poniendo en práctica actos de violencia física que pueden desembocar en la muerte de pacíficos activistas pro democracia. Semejante descomposición del Estado preocupa a todos los ciudadanos decentes.

Aquellos actos de violencia de Estado son contrarios a las leyes cubanas y a la constitución que rige sus actos. El monopolio de la violencia es reconocido a instituciones que la practican con responsabilidad y con entera sujeción a la ley. Si el Estado ejerce y ampara la violencia inconstitucional, está apostando y legitimando el imperio de la fuerza, y enviando el clarísimo mensaje de que esta puede ser empleada por cualquiera y en cualquier circunstancia. Eso tiene un nombre: Estado incivilizado.

Nuevo País hace un llamado apremiante a una Acción Urgente contra la Violencia. No cabe esperar por desenlaces fatales para que entonces sectores  sociales, políticos, culturales y religiosos, dentro y fuera de Cuba, envíen condolencias y recados de lamento a familiares y amigos de las víctimas ciertas de este despliegue desfachatado de violencia. Cabe y es necesaria en estos momentos una condena preventiva que busque disuadir a las autoridades cubanas del ejercicio desesperado del poder.

Grupos de activistas, como los integrantes de la Alianza Democrática Oriental, o activistas como Sara Martha Fonseca Quevedo y su familia, Iris Tamara Pérez Aguilera, Ángel Moya Acosta y Darsi Ferret Ramírez, entre otros, han sufrido en los últimos días desde maltrato físico hasta literales pateaduras por el ejercicio pacífico de la protesta. Todo esto es moralmente condenable desde todos los supuestos. Tanto si es ejercido por grupos aislados como si es realizado por masas ofendidas. 

Nuevo País quiere recordar algo evidente a las autoridades, y a aquellos que le siguen ciega y entusiastamente: la violencia solo engendra violencia. También quiere puntualizar un hecho que no parece muy evidente pero que es igual de importante: el poder no debe ser confundido con la legitimidad. Y la violencia contra actores pacíficos es exactamente el síntoma cultural de la ausencia del lenguaje apropiado para refundar la legitimidad perdida. Eso merece la más clara repulsa del mundo civilizado.   


Mesa Coordinadora
Proyecto Nuevo País
Nuevo País - Una plataforma ciudadana
Nuevo País - Una plataforma ciudadana

Somos los Coordinadores de Nuevo País: una plataforma ciudadana que trabaja, desde múltiples perspectivas, por la refundación de nuestro proyecto nacional. Un espacio abierto y plural que busca asentar la próxima convivencia entre cubanos en el ciudadano: el sujeto fundamental de toda democracia.

Como Coordinadores buscamos impulsar una búsqueda seria y madura de de nuestros destinos: como individuos, como ciudadanos, como familias y como nación.

Nuestra plataforma tiene varias divisas: gobernanza democrática que busca la calidad de las democracias; deliberación, vista como ejercicio de una ciudadanía reflexiva; posracialidad, que funda nuestro próximo proyecto de nación en la rica pluralidad cultural y racial cubana; ética, que implica el reconocimiento de los demás y el reconocimiento en los demás; tolerancia, en el entendido de que los otros pueden tener también la razón y de que, desde luego, tienen sobre todo derechos, y responsabilidad por la que asumimos que la práctica de las libertades exige el compromiso con ciertos deberes. 

Somos esto y algo más: lo que solo pueden definir y decidir los ciudadanos.

Mesa Coordinadora

  
Amador Blanco,
Caibarién, provincia Villa Clara

 
Yasnay Lozada,
Ciudad Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba 

 
Miguel Santana, (centro)
Antilla, provincia Holguín
  
Manuel Cuesta Morúa,
Alamar, provincia Ciudad Habana

 
Javier Herbello,
Cárdenas, provincia Matanzas

 
Carmelo Bermúdez,
Ciudad Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba

 
Leonardo López
Ciudad Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba

 
Eroisés González, 
La Lisa, provincia Ciudad Habana

 
Leonardo Padrón,
Guanabacoa, provincia Ciudad Habana

 
Raúl Chávez,
Bayamo, provincia Granma

 
Juan Goberna,
Centro Habana, provincia Ciudad Habana

 
Yordis García, (derecha)
Ciudad Guantánamo, provincia Guantánamo

 
Dailen Rojas
Ciudad Santiago de Cuba, provincia Santiago de Cuba

 
Yusnaimy Jorge,
Santo Suárez, provincia Ciudad Habana

 
Norlan Pérez,
Madruga, provincia La Habana

 
Darsi Ferrer,
Santo Suárez, provincia Ciudad Habana
Propuesta de Salud

 
Pablo Hurtado,
Guanabacoa, provincia Ciudad Habana
 
Leonardo Calvo,
Boyeros, provincia Ciudad Habana


 
Juan Carlos,
Playa, provincia Ciudad Habana 
  
Eleanor Calvo,
Güira de Melena, provincia La Habana 

 
René López,
Arroyo Arenas, provincia Ciudad Habana
Asesoría Jurídica

 
Fernando Sánchez,
Centro Habana, provincia Ciudad Habana

 
Gloria Llopis,
Batabanó, provincia La Habana 
Proyecto Límite Humano

 
Fernando Palacios,
La Lisa, provincia Ciudad Habana 

 
Juan Manuel Orta,
Caibarién, provincia Villa Clara

 
Juan A. Madrazo,
Plaza, provincia Ciudad Habana
Propuesta de Integración Racial

 
Danger Acosta,
Batabanó, provincia La Habana  

 
Roberto L. Rodríguez,
Batabanó, provincia La Habana


  
Claro Díaz, 
Ciudad Pinar del Río, provincia Pinar del Río 


 
Rafael González,
Ciudad Habana, provincia Ciudad Habana 


 
Minaldo Ramos,
Ciudad Habana, provincia Ciudad Habana

 
Amaury Ruiz,
Municipio Venezuela, provincia Ciego de Ávila
  
 
Lucía Hernández,
Ciudad Pinar del Río, provincia Pinar del Río

Detuvieron a Manuel Cuesta Morúa, Leonardo Calvo Cardenas, Darsi Ferrer
  2.12.2010

El 1° de diciembre, a las 11 de la mañana, agentes de la Seguridad del Estado detuvieron a Manuel Cuesta Morúa, Leonardo Calvo Cárdenas, Darsi Ferrer, así como a la esposa de este último, Yusnaimi Jorge Soca.

A través de una conversación telefónica con Juan Antonio Madrazo, supimos que el operativo se montó con la intención aparente de impedir una conferencia que iba a tener lugar en el apartamento de Madrazo.

Al llegar Leonardo Calvo Cárdenas acompañado de los amigos ya mencionados, la Seguridad del Estado decidió detenerlos. La Seguridad del Estado no le permitía a Madrazo salir de su casa para conocer el paradero o la estación de policía a la cual fueron conducidos los detenidos. Finalmente a las 17 h. todos los detenidos fueron liberados.
Partido Arco Progresista prepara su Congreso Nacional

El domingo 21 de noviembre 2010, Arco Progresista ha realizado un Pre-congreso en Santiago de Cuba. El Congreso Nacional tendrá lugar en enero 2011 en La Habana.

Conferencia de Prensa

Cuba después del 13 de septiembre

La Posición Socialdemócrata

                                                                                                                 
        
Manuel Cuesta Morúa (i), Leonardo Calvo Cárdenas (c), Rigoberto Hernández (d)

La Habana, 19 de octubre de 2010

Partido Arco Progresista



Ver versión analítica


El 13 de septiembre de 2010 se establece como la fecha en la que la desorientación y la pérdida de rumbo del país se hacen patentes para todos los cubanos. Sin distinción. Se confirma, además, como el día en que Cuba pierde todo posible liderazgo estratégico y repite viciosamente el esquema de improvisaciones que ha ahogado las oportunidades, los legados y las experiencias de la nación cubana. Pero se ratifica, sobre todo, como la cronología dura para corroborar un hecho: el gobierno cubano nunca fue de izquierdas. Un dato difícil de admitir por un amplio espectro de la comunidad política mundial, y revelado puntillosamente por el auténtico debate social. Ese que no asocia el destino de las ideas con la realidad del poder.

Antes de reaccionar frente al anuncio del despido masivo de medio millón de trabajadores, - solo un tercio de los que serán despedidos de sus labores -, y frente al anuncio de la reapertura y extensión del Trabajo por Cuenta Propia, Arco Progresista decidió viajar y conversar con trabajadores y ciudadanos en varios lugares del país. Durante un mes justamente intercambiamos sobre las razones, las implicaciones, las consecuencias y la opinión que aquellos tenían que expresar, para luego conformar la Posición Socialdemócrata. Una Posición concebida en dos versiones: una analítica y otra estrictamente política.


La Opción Política refleja por tanto, no solo el análisis y la posición de un grupo político, sino la opinión y postura sociales sobre temas agudos y determinantes para la nación y la vida de millones de familias cubanas.


De ellos nacen estas nueve razones políticas de Arco Progresista:

Primera. El despido masivo e inicial de medio millón de trabajadores refleja claramente que el gobierno cubano nunca ha sido socialista. Toda la izquierda revolucionaria mundial y buena parte de la izquierda socialdemócrata ha apoyado un proyecto político que culmina como una gran farsa social. Su silencio en relación con las medidas tomadas por aquel es muy significativo. La derrota de las ideas socialistas en Cuba tiene, así, padre y padrastro. Porque no puede ser considerado de izquierdas un gobierno al que le sobran trabajadores y le “faltan” policías. Arco Progresista aprecia que estas medidas tienen, por ello, un impacto fundamental sobre la legitimidad del gobierno, vista desde el Artículo primero de la Constitución vigente, y ofrece todo su apoyo a los trabajadores en estas difíciles circunstancias. A cuál clase social representa el gobierno cubano es una pregunta que adquiere ahora mismo toda su fuerza lógica, y que fortalece la necesidad de un auténtico debate ciudadano sobre el futuro del país.


Segunda. La Central de Trabajadores Cubanos (CTC) ha traicionado a la clase obrera, y a la rica, difícil y controversial trayectoria de esta organización histórica. Servir de vocera del gobierno, en vez de defensora de los trabajadores, la reafirma como una empresa burocrática al servicio de las patronales: las actuales y futuras. Y convalidar obscenamente la más importante ruptura de un pacto social en la historia de Cuba destruye las últimas defensas organizativas frente a las políticas neoliberales que se avecinan. Ante semejante desprestigio Arco Progresista pide la renuncia de Salvador Valdés Mesa como Secretario General de la CTC. Su actitud constituye una ruptura con la historia y la postura de los más importantes líderes obreros cubanos y latinoamericanos. Para su próximo congreso de enero de 2011, hemos convocado a expresiones sindicales independientes para definir juntos un nuevo pacto social, que ofrezca a los trabajadores cubanos una propuesta-plataforma para promocionar y defender sus derechos. A partir de entonces trabajaremos también, apoyados en el Artículo 13 del Código Laboral vigente, en la constitución de La Red de Activistas Sindicales que prepare a los trabajadores cubanos para asumir sus nuevos desafíos.


Tercera.
La combinación de despidos masivos con el modo en que se reintroduce el Trabajo por Cuenta Propia y con un nuevo proyecto junto el capital extranjero, que se oculta a los ciudadanos cubanos, constituye la apertura cubana al neoliberalismo tardío, duro y primario. Arco Progresista entiende que ante la necesidad de cambios conceptuales y estructurales el gobierno tenía dos alternativas modernizadoras. La del neoliberalismo arcaico y antinacional, y la progresista y nacionalista. El régimen ha optado por la primera alternativa: la legalización retroactiva del mercado informal de oficios, en el que solo 39 de las 178 actividades económicas admitidas hasta ahora pueden generar rentabilidad y beneficios; la dura política fiscal e impositiva, concebida no por escalas y progresivamente sino por oficios; los intentos de incrementar velozmente las rentas del Estado a través de altas tasas impositivas a sectores socialmente sensibles como son la agricultura, la alimentación y el transporte; la depresión y el desestímulo de la iniciativa privada y de las clases medias; la liberalización restringida y discrecional del mercado laboral, y la politización del Trabajo por Cuenta Propia son la vía abierta al neoliberalismo. A lo que debemos agregar orgánicamente, en lo que resulta ser su callejón sin salidas, aquella asociación de las élites con el capital internacional, principalmente a través del arriendo por 99 años de nuestra superficie territorial; la dura represión de movimientos, de expresiones sociales independientes y del auténtico debate intelectual; la negación de derechos fundamentales; la suspensión de programas sociales; la reproducción de sectores marginales inofensivos; el desempleo masivo sin subsidios; la cooptación de sindicatos y la represión de manifestaciones obreras; la creación de una burbuja feliz para los sectores militares y represivos; la ambigüedad del tejido legal, y la vigilancia y ahogo de la sociedad civil. Arco Progresista cree que estamos frente al típico modelo de modernización neoliberal arcaico, exclusivo de las antiguas dictaduras militares latinoamericanas, pero sin populismo. Cuba ya ensayó este estilo de modernización, asociado a un nombre: Fulgencio Batista. Esto constituye un auténtico regreso al pasado.


Cuarta. [Nuestra  Agenda Progresista] La alternativa progresista era y es una alternativa adecuada a las circunstancias, niveles y condiciones de la sociedad cubana. La reducción de la burocracia, tanto política como administrativa y sindical; el fomento de la propiedad pública, con la entrega de empresas estatales a los trabajadores; la entrega de la tierra en propiedad a los campesinos y el reconocimiento del sentido pleno de la propiedad en general; la cooperativización de la red de servicios tradicionales, más que su privatización burocrática; la renuncia patriótica a privilegios y beneficios por parte de las instituciones militares, la renovación democrática del pacto social a través de los sindicatos, la creación de políticas afirmativas para incorporar social y económicamente a los jubilados y al tercio de marginados que existe en Cuba, lo que se logra con la legalización del mercado informal libre de impuestos, más la apertura a los programas de distintas ONGs. en el mundo constituyen una agenda progresista dentro de la más profunda modernización que demanda Cuba. Una alternativa de contrapeso y rearme sociales, estratégicamente importante en el contexto latinoamericano y de cara al futuro. Esta agenda guarda relación con la Cuba actual, encaminada en dirección a la sociedad del conocimiento, lo que sirve de premisa para una economía de servicios sofisticada y de alto valor agregado. Todo, dentro de un tejido que entrelace empresas públicas regidas por los trabajadores, servicios cooperativizados, pequeña y mediana empresas privatizadas, empresas de oferta y contratación de servicios conectadas a Internet, y empresas artesanales de excelencia que utilicen las ventajas comparativas de la cultura y la economía, y las exigencias globales de productos a la carta, y que se pueden conectar a sectores tradicionales como el turismo, la agricultura diversificada y las potencialidades de otros sectores económicos controlados por el Estado. Con las debidas reformas bancarias, la creación de bancos hipotecarios y de créditos, para el fomento y el desarrollo, el estímulo fiscal a la pequeña y mediana empresas y la apertura del mercado inmobiliario Cuba sería capaz de competir con economías avanzadas en la región. Y, lo más importante en cuanto a los modelos de sociedad, el país podría modernizarse en base a una economía de mercado social y sostenible, enraizada en una conciencia pública de las necesidades y los problemas sociales, que siente las premisas de una sociedad altamente moderna.


Quinta. Arco Progresista estima que la reforma estructural que necesita el país puede servir de punto de partida para una nueva fórmula, expresada mediante esta consigna: sí a la economía de mercado social, no a la sociedad de mercado. Solo un régimen y una élite exageradamente
mediocres no advierten que al cobrarle impuestos a todas las actividades económicas, incluidas las más ridículas, se mercantiliza las relaciones de una sociedad ya mercantilizada por la corrupción y por sus altos niveles históricos de precariedad económica. Este capitalismo de indigentes por abajo y de oligarcas por arriba, penalizado aquel a través de altos impuestos - al que ahora son lanzados los trabajadores - es justamente lo que convierte al capitalismo en una referencia social y una opción cultural para la sociedad cubana.


Sexta.
Arco Progresista aprecia que los pasos dados por el gobierno no son reformas estratégicas. Ellos únicamente constituyen una respuesta caótica frente a la crisis estructural, manifestada en medidas improvisadas de supervivencia, en el sentido exacto de la mentalidad de supervivencia desarrollada en los últimos 50 años tanto por los ciudadanos como por el Estado. Arco Progresista discrepa, por tanto, de quienes ven en estas medidas adoptadas la posibilidad de definir un mejor rumbo para Cuba. Hace medio siglo nos engañaron, dando inicio a la mentira estructural en la que se montó el régimen con la utopía socialista. Ahora nos quieren vender una especie de utopía cuentrapropista que sería la solución de todos los males. Ello, en un país sin condiciones y que vive hipotecado. ¿Por qué un gobierno - ya sin ideas y sin energías - que fracasó en la gestión de su propia economía doctrinal va a contar con los instrumentos, experiencias y condiciones necesarios para gestionar una economía empotrada en un modelo disfuncional, una economía que, dada su complejidad, demanda una mentalidad igualmente compleja y flexible?


Séptima. Arco Progresista sostiene la idea de que, antes de reformas económicas de calado, el país requiere reformas legales, fundadas en la gobernanza democrática. La idea de que los cubanos somos un pueblo pancista, atrapado por necesidades básicas e incapaces de vivir según códigos y valores superiores de convivencia no es justa ni estratégica. Sin reglas del juego claras, estables y transparentes, no habrá estrategia económica seria, ni posibilidad de crear riquezas en forma creciente y sostenible. ¿De qué reformas se puede hablar con una ley migratoria [interna] racista que muy poco se diferencia de su similar de Arizona en los Estados Unidos? Esta ley tiene que ser abolida. ¿Cómo gestionar empresas propias sin derechos completos ni garantías de propiedad que generen, entre otras cosas, confianza en el productor? Estos tienen que garantizarse. ¿Cómo respaldar las asociaciones económicas potenciales, o de otro tipo, con una Ley de Asociaciones obsoleta? Ella tiene que ser reformada. ¿Qué garantías tienen los nuevos ciudadanos económicos de evitarse la diaria humillación de la policía por los continuos registros ilegales en la calle o en los transportes públicos? Esa humillación tiene que acabarse. ¿Cómo puede seguir operando el gobierno cubano con una Ley de Peligrosidad Predelictiva que castiga a quienes se niegan a trabajar para el Estado porque, más lúcidos que su gobierno, saben que el trabajo no existe en Cuba? Esa ley ha de desaparecer. ¿Cómo compatibilizar el Artículo 5 de la Constitución que confesionaliza al Estado con el rico pluralismo cívico, cultural y político de la sociedad cubana? Ese Artículo debe ser eliminado. Y, desde el punto de vista de la izquierda, ¿cómo proteger al trabajador de las nuevas y viejas formas de explotación asociadas al capitalismo preindustrial que se instaura sin un nuevo pacto social? La necesidad de este nuevo pacto social es urgente. El gobierno está respondiendo como un Estado forzudo de viejo tipo frente a las demandas pacíficas y de supervivencia de los ciudadanos y de la sociedad civil. A Arco Progresista le preocupa cierta deriva fascista de los órganos represivos del Estado ante la crisis de legitimidad y el vacío de representación de este último.


Octava. Arco Progresista es del criterio de que el elogio de reformas hechas con una concepción desintegrada ha demostrado corta visión y ha supuesto una irresponsabilidad. Sus efectos contraproducentes están conduciendo a un proceso de desencanto social y político con el concepto de reformas mismo, que explica por qué cerca de 4 millones de cubanos, comunistas incluidos, preparan sus pocas pertenencias para abandonar Cuba. Todo esto es peligroso estratégicamente porque alimenta la mentalidad de que no estamos en condiciones de animar y consolidar un proyecto de país. Si miramos con seriedad al decrecimiento de la agricultura, a pesar de la entrega de la tierra en usufructo, será más evidente la importancia de reformas integradas en un concepto de modernización estratégica que responda a la exquisitez, experiencia, necesidades y capacidad adquiridas por los cubanos. Porque lo que Cuba demanda es sentido estratégico en las políticas al detalle, no políticas intoxicadas. En política las intenciones cuentan si el desafío de una nación toca estructural y afectivamente su posible destino. Las medidas de supervivencia, sin una clara definición, pueden conducirnos, a corto plazo, a la rusificación del proceso político y económico, y a la posibilidad, en el mejor de los casos, de que nos convirtamos en la próxima maquiladora del Caribe. En lo que constituiría la actualización, no del modelo social, sino de las antiguas repúblicas bananeras centroamericanas, con nuevas zonas de enclave para la economía del placer del capitalismo de lujo. Para Arco Progresista eso no es un proyecto de futuro para ningún país que se respete. Mucho menos para los trabajadores con quienes el gobierno no pactó la ausencia de futuro.


Novena. Arco progresista asume que el daño hecho es reparable. Para ello es necesario detener, entre otras cosas, el proceso acelerado de estampida nacional, comprensible desde el punto de vista humano pero políticamente deshabilitador de nuestras excelentes posibilidades. Es cierto que si en cualquier fecha de la década de los 90 del pasado siglo nos hubieran dicho que Cuba perdería el rumbo no lo habríamos creído. Entonces, muchos socialdemócratas juzgábamos que la reconstrucción racional del ámbito político requería un tiempo de readaptación necesaria y gradual del poder en lucha con sus propios esquemas, temores y prejuicios. Algo de cierto había y hay en ese análisis, que fundamenta nuestra apuesta por una transición tranquila y pactada. Solo que no tomamos suficientemente en cuenta la precariedad moral del régimen político, el carácter antinacional de la élite y su divorcio cultural con Cuba. Por eso nuestra crisis no es solo social sino nacional. Y nos corresponde contribuir a reparar el daño y la confusión provocados al debate de las ideas sociales, introduciendo una definición del progresismo moderno basada en la conciencia pública de las inquietudes y necesidades de la sociedad, y en la promoción y protección de los derechos fundamentales. Este es el credo socialdemócrata, en el cual los trabajadores tienen un lugar preferente. Pero el país demanda el regreso de todos los cubanos a nuestro hogar nacional. Porque Cuba es de todos los cubanos.


Partido Arco Progresista     
El Partido Arco Progresista y la "Posición Común" de la Unión Europea
Lea el documento completo

______________________________________________________________________________________________________________________
Entrevista a Manuel Cuesta Morúa, 10 de agosto 2010


Para escuchar la entrevista presionar aquí


"YA EL GOBIERNO CUBANO HA PERDIDO LA LEGITIMIDAD POLÍTICA Y CULTURAL"...

¿Cuál es la situación sociopolítica actual de Cuba? ¿Cómo interpretar la más reciente Sesión Plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular  y la reaparición pública de Fidel Castro? ¿Por que se ha detenido la excarcelación de los Prisioneros de Conciencia? ¿Cuál es el proceder del movimiento disidente y opositor dentro de la isla? ¿Cómo debiera proyectarse la Comunidad Internacional hacia los acontecimientos al interior de Cuba?

Sobre estos tópicos, Misceláneas de Cuba, Revista de Asignaturas Cubanas, conversó hoy, 10 de agosto, con Manuel Cuesta Morúa, Portavoz del Partido Arco Progresista. La entrevista fue realizada por Alexis Gainza Solenzal, Director de Misceláneas de Cuba.

A nuestro sitio le parecía interesante ofrecerles también la siguiente transcripción de esta entrevista:

Misceláneas de Cuba: Hoy nos acompaña el Sr. Manuel Cuesta Morúa, quien es el portavoz del Partido Arco Progresista en Cuba. Manuel, gracias otra vez por acceder a esta entrevista con Misceláneas de Cuba, revista de asignaturas cubanas. Queríamos, para empezar, preguntarte sobre cómo ves la panorámica socio-política de Cuba actualmente.

Manuel Cuesta Morúa: Mire, la panorámica es bastante bien complicada, al mismo tiempo que interesante. Es complicada porque sigue profundizándose en los diagnósticos que compartimos con mucha gente de la pérdida gradual de Cuba como sociedad y como nación desde el punto de vista económico, desde el punto de vista de los valores, desde el punto de vista de la integración de la diversidad cultural, racial y desde el punto de vista de las avenidas políticas para solucionar estos grandes conflictos estructurales que acumula el país.

Nunca antes, hasta donde yo conozco, país alguno se encontraba en la condición que se encuentra Cuba, es decir, que ningún sector es capaz de retroalimentar a otros sectores para salir adelante y, por otro lado, la cerrazón de las autoridades para ponerse a la altura del desafío.

Ahora bien, es interesante el momento también porque la sociedad cubana va aceleradamente dándose cuenta de que hay otra salida y otras soluciones al problema desde diversos sectores, incluso sectores oficiosos, sectores oficiales y, al mismo tiempo, sectores tradicionalmente opuestos al estado actual de las cosas, pues ya hay una confluencia mayor y un consenso mayor en la necesidad de buscar soluciones a estos problemas. Y esto va involucrando a los ciudadanos como tales ciudadanos. Y yo creo que es ahí en el momento en que nos encontramos desde el punto de vista sociopolítico.

El gobierno, claro, ha tratado de ir tomando algunas medidas para preservar su poder pero ninguna de estas medidas, claro estaba, van a solucionar estos grandes conflictos, a menos que se den cuenta que hay que abrir un debate nacional para abrir un proceso radical de transformaciones en todos los órdenes para salir adelante como país y como nación.


MC: Morúa, justamente, entrando en el plano de las acciones más concretas del régimen, se dio ahora esta plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular y por otra parte, también la reaparición pública de Fidel Castro. ¿Cómo tú valoras estos dos acontecimientos?

MCM: Mira, la Asamblea Nacional está rehuyendo las grandes transformaciones, los grandes proyectos y las grandes medidas. Ahí se anunció, bueno, retomar lo del trabajo por cuenta propia, ampliar estructuralmente el asunto, porque ahora se permitiría la contratación de trabajadores, antes no era posible, antes había una limitación. Digamos que eso es un hecho positivo, pero rehúye el gran desafío la Asamblea Nacional. Ahí, más bien, tiende a congelarse el proceso de concretización y el proceso de reformas económicas en la aparente movilidad y en la aparente apertura a soluciones inmediatas. Se crea la apariencia de que hay una preocupación por el desafío que está afectando al país, se toman medidas muy ligeras, muy paliativas, se evita el cambio estructural y, bueno, la gente puede pensar de que el gobierno se mueve dentro de su inmovilismo. Yo creo que esto se relaciona con la segunda parte de tu pregunta, quizá.

La reaparición pública de Fidel Castro. Yo creo que responde a dos cosas básicas, una, la necesidad de mostrar que hay un liderazgo político, porque todo parece indicar que con el aparente pragmatismo de Raúl Castro, o el miedo de Raúl Castro, quizá, a la constante aparición pública porque eso genera una expectativa y un compromiso, y también yo creo que su incapacidad psicológica para asumir el liderazgo político, que tiene que ser algo más que el liderazgo administrativo, ha desdibujado dentro de Cuba, y hacia el exterior también, la capacidad de liderazgo de la clase política en el poder para enfrentar las necesidades del país.

Y ahí yo creo que ellos se dan cuenta de que Fidel Castro mejora algo y pactan la salida de él, pública, para dar esa imagen de fuerza, de cohesión, de “aquí estoy” para resolver esos grandes problemas y, entonces, comienza a aparecer aceleradamente, con mayor frecuencia, en todos y cada uno de los medios de comunicación posible dentro de Cuba y también hacia el exterior, pero creo que con este primer propósito de demostrar cohesión en el nivel del liderazgo político, cosa que viene como que desajustándose, viene como que desequilibrándose como imagen frente a la sociedad y frente a la comunidad internacional.

Creo que lo segundo es enviar un mensaje a la comunidad internacional de que las presiones aquí no van a contar porque después de lo de la muerte de Zapata Tamayo el fortalecimiento de las Damas de Blanco y de la huelga de Fariñas parecía que la opinión internacional iba a desequilibrar toda capacidad de respuesta racional del gobierno.

Yo creo que Fidel Castro sale para tratar de enviar el mensaje de tranquilidad y de congelamiento, pero más allá de eso no creo que sea de mucho interés político la reaparición de Fidel Castro, porque no ha sido todo lo equilibrada que debió ser, o que debía ser.

Su mensaje de guerra nuclear, ni siquiera de guerra, cosa que es posible todos los días se arme una nueva guerra, pero su mensaje de que pronto va a ver una guerra nuclear, yo creo que también intentan desviar la atención tanto desde dentro como desde fuera hacia los grandes problemas que tiene el país y poner a la gente a discutir los temas que él pretende que deben ser discutidos, y no los temas que preocupan a la gente, que son los temas que tienen que ver con la libertad, con la agricultura, con la vivienda, con la alimentación y, definitivamente, con el destino del país, qué va a pasar con Cuba, más que qué va a pasar con la guerra nuclear, es la preocupación mayoritaria de los ciudadanos y yo creo que tratan de desviar la atención hacia esa discusión. Y en la medida en que la gente discute si va a haber o no una guerra nuclear, yo creo que ha logrado su objetivo.


MC: Morúa, y a propósito de las presiones o de los factores que han contribuido a la presión sobre el régimen, factores internos y externos que mencionaste, ¿qué crees, porque se empieza ya a comentar bastante en el extranjero, fuera de Cuba, el hecho de que ha pasado ya más de dos semanas sin una excarcelación de esos 52 prisioneros de conciencia que iban a ser excarcelados en total?

MCM: Mira, yo pienso que el gobierno se dio, justamente, tres, cuatro meses con el propósito de presionar, de una manera u otra, a que la liberación sea aceptada como un destierro voluntario por parte de los que están presos ahora. Y yo creo que ese es el tiempo que se están dando, por eso sólo han liberado a aquellos que, de alguna manera, y lo entendemos desde un punto de vista humanitario, ya estaban dispuestos a salir de Cuba con su familia. Y se ha retenido en estas  últimas dos semanas porque no parece que están logrando, con todos los que deben ser excarcelados, no parece que están logrando su aceptación de trocar la liberación por un destierro inmediato hacia cualquiera de los países que estén dispuestos a recibirlos. Ya hay varias ofertas de naciones, Chequia, Chile, España, bueno, tradicionalmente Estados Unidos, pero creo que los Estados Unidos no los aceptarían en esas condiciones y ellos están tratando de presionar, yo creo, a los restantes, a ver si logran que de la prisión salgan directamente al exilio.

Por eso, yo coincido con aquellos que, de alguna manera, ven las liberaciones más que como un deseo de dar pasos hacia una estrategia de transformación en el mediano plazo y lo ven más como un deseo de salir de las presiones que han tenido en los últimos tiempos con el asunto de los prisioneros políticos. La necesidad de cerrar ese capítulo sin que eso cueste la obligatoriedad o la exigencia de una transformación democrática.

Si sueltan a todos estos presos políticos para sus casas, pues la lectura sería, tanto de la sociedad como de la comunidad internacional, como de otros factores de poder en el país, la lectura sería la de seguir empujando para las transformaciones democráticas que deben venir. Yo creo que ese no es el costo que quiere asumir el gobierno cubano y por eso han detenido la liberación en espera de si la gente se convence de salir del país.


MC: Morúa, para hablar un poco del movimiento disidente y opositor, hemos conocido que tanto el 13 de julio cuando se conmemoraba un aniversario más de los hechos del remolcador “13 de Marzo”, y ahora el 5 de agosto en relación con el hecho del “Maleconazo”, se dieron acciones cívicas dentro de Cuba. ¿Sabes algo al respecto, algo que quieras comentar del estado de la oposición y la disidencia en Cuba?

MCM: Mira, sí, sé algo al respecto, sé que fueron reprimidas todas y cada una de estas manifestaciones, tales como estaban y siguen siendo reprimidas, por ejemplo, la madre de Zapata Tamayo allá en su región natal de Banes, cada domingo, cuando intenta expresar públicamente sus inquietudes y protestar y llamar la atención de la situación de los derechos humanos en la Isla.

Yo creo que el movimiento cívico ha tomado nuevo oxígeno, e intenta presentar su caso frente a los ciudadanos, tratando de llevar el asunto hasta el punto que creemos debe ser llevado el asunto, al punto de que Cuba, toda su sociedad y todos sus ciudadanos pues, comiencen a participar de las transformaciones y comiencen a ver la labor de la sociedad civil como una labor concretamente en la dirección del mejoramiento de la situación de cada uno de nosotros, como cubanos.

Y ese nuevo oxígeno está siendo reprimido por las autoridades. Justamente en los días que comentas, pues grupos de la oposición civil trataron de expresarse en las calles y fueron detenidos, por espacio de horas, para impedir que pudieran presentar y pudieran manifestarse frente a la sociedad y frente al público.

Y yo creo que esto confirma, justamente, que el gobierno cubano intenta cerrar el capítulo de los derechos humanos, el capítulo de los prisioneros políticos, pero no abrir el capítulo de las transformaciones democráticas que permitan que la sociedad cubana se exprese, y permita que la sociedad cubana se abra a las transformaciones que necesita. Por eso hay una gran tensión acumulada, pero el debate continúa.

Y de lo que se trata ahora mismo es de ver de qué modo se podrá que los cubanos y la sociedad cubana, obtengan todas las garantías de transformación y todas las garantías de expresión libre, tanto de sus propuestas como de sus inquietudes frente a la sociedad. Y en esa presión nos estamos debatiendo. La sociedad cubana y la oposición y el movimiento civilista y pro-democrático está trabajando en todas las direcciones posibles para que este nuevo momento, dentro de la sociedad cubana, sea canalizado en la dirección del cambio democrático y en dirección de las transformaciones económicas y políticas que estamos demandando como sociedad.


MC: Bien, Morúa, y ahora, bueno, para cerrar la entrevista, ¿algo que usted quiera agregar y que no haya dicho?

MCM: Mira, yo creo que la comunidad internacional tiene muy buenas oportunidades y, sobre todo, sabemos que hay una gran sensibilidad en el país donde están ustedes, en Suecia, con la democratización de Cuba, yo creo que tiene una gran oportunidad de apostar por la diversidad de propuestas políticas, cívicas, culturales, que dentro de Cuba ya se arraigan, que cuentan con el respaldo de cada vez más ciudadanos y que cuentan también con una oportunidad única porque ya el gobierno cubano ha perdido ya la legitimidad política y la legitimidad cultural con la que contaban hasta hace unos cuantos años para reproducir su propio poder.

Yo creo que se combinan una serie de factores y una serie de circunstancias que pueden ayudarnos, y que la comunidad internacional y que los cubanos que están en cualquier país del mundo pueden aprovecharla para apoyar y apostar por las apuestas y las propuestas que crean más viables, pero sí apostar por nosotros aquí dentro de Cuba, de modo de poder echar para adelante este proceso de democratización.


MC: Bien, Morúa, muchas gracias por esta entrevista a “Misceláneas de Cuba” y dé por seguro que desde acá desde Suecia, se hará todo lo posible por apostar por, justamente, esa propuesta que usted hace y que siempre ha sido también nuestra. ¡Muchas gracias!

MCM: Gracias a ti por esta invitación y ya sabes que estamos en contacto y, bueno, un saludo a toda la redacción de “Misceláneas de Cuba”.

MC: Gracias.

Disidentes cubanos presentan proyecto “Nuevo País” para pedir la refundación del país
18.05.2010


http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/155659/ (Venezuela)



Foto: El disidente Manuel Cuesta Morúa (i-adelante) del grupo Arco Progresista presentó hoy, martes 18 de mayo de 2010, a la prensa internacional, la iniciativa “Nuevo País” que se propone una recolecta de firmas para movilizar a los ciudadanos en favor de una “refundación” de la Nación. EFE/Stringer


  Escuchen la larga entrevista con Manuel Cuesta Morúa (Audio)


Un grupo de disidentes cubanos presentó hoy en La Habana el proyecto “Nuevo País”, que propone la “refundación nacional” de Cuba desde una perspectiva ciudadana e integradora, y enmarcado en “la nueva sensibilidad política” que existe en el país, según sus promotores.

El líder de “Arco Progresista”, Manuel Cuesta Morúa, explicó a medios extranjeros que se trata de una “plataforma ciudadana” no vinculada a grupos políticos que pedirá mediante la recolección de firmas la adhesión a una “Carta de Nuevo País” para su presentación posterior al Parlamento cubano.

Manuel Cuesta Morúa, explicó a medios extranjeros que se trata de una “plataforma ciudadana” no vinculada a grupos políticos

Esa carta recoge siete principios básicos, entre ellos, la proclamación de que los ciudadanos son “la fuente principal de la soberanía de la nación” y en quienes “reside la responsabilidad principal en la determinación de los destinos del país”.

La declaración incluye, además, la defensa de los derechos individuales, el pluralismo, la diversidad cultural y de identidad, la economía de mercado, políticas de equidad distributiva y redes de protección social.

Cuesta Morúa indicó que la iniciativa también recoge una llamada “canasta básica” de tres elementos económicos: una “reforma verde” para entregar la tierra en propiedad a aquellos que quieran cultivarla, liberalizar el mercado y permitir que la tierra pueda ser heredada.

El líder de “Arco Progresista” señaló que “Nuevo País” también pedirá a la Asamblea Nacional que ratifique los convenios y pactos sobre derechos civiles, políticos, sociales y culturales que fueron firmados por el Gobierno en febrero de 2008, y que no han sido publicados.

Vamos a recoger firmas para presentarlas a la Asamblea Nacional y expresar cuál es la voluntad de los ciudadanos de participar en la reformulación de un proyecto de nación que ahora mismo está agotado”, sostuvo.

En opinión de Cuesta Morúa, en Cuba “hay una nueva conciencia y una nueva sensibilidad política y una preocupación obvia por los destinos del país”.

Indicó que la iniciativa trata de “reconstruir” el lugar del ciudadano para que “la soberanía” de Cuba “no tenga absolutamente más ninguna mediación en el futuro”.

También dijo que están proponiendo “una visión de Estado seria, madura y un sentido de reflexión ciudadana”.

El disidente cubano Manuel Cuesta, a la izquierda, da una copia a los periodistas del proyecto "Nuevo País" junto a Fernando Palacio, a la derecha, en La Habana, el Martes, 18 de mayo 2010.

“Por lo tanto evitamos la polarización y cualquier cosa que pueda ser interpretada como una campaña contra alguien“, apuntó.

Cuesta Morúa dijo que confía en “el éxito” de la iniciativa porque considera que “exactamente Cuba está en otro momento político de mayor sensibilidad desde todas las esferas y todos los sectores”.

“Nuevo País” es una “invitación” a todos los ciudadanos para que expongan “reflexivamente qué país es el que quieren”

Todos son conscientes de que Cuba necesita un nuevo comienzo, conectarse con el mundo y para eso es necesario inaugurar una nueva era política”, recalcó.

En concreto, dijo que “Nuevo País” es una “invitación” a todos los ciudadanos para que expongan “reflexivamente qué país es el que quieren”.

Para ello, se proponen crear una “red cívico-ciudadana” en todos los municipios del país, recoger “la mayor cantidad de firmas posibles” y tocar “puerta por puerta” a todos los ciudadanos.

De momento, el nuevo proyecto ha reunido cien firmas de cubanos, que residen dentro y fuera del país, de distintas profesiones y grupos sociales.






Foto: El disidente Manuel Cuesta Morúa (c) del grupo Arco Progresista presentó hoy, martes 18 de mayo de 2010, a la prensa internacional, la iniciativa “Nuevo País” que se propone una recolecta de firmas para movilizar a los ciudadanos en favor de una “refundación” de la Nación. EFE/Stringer

Vía EFE

14.04.2010 - Presentan proyecto Nuevo País
La Habana, 14 de mayo de 2010

Conferencia de Prensa

Invitación

El partido Arco Progresista había anunciado, a fines del pasado año, una agenda de trabajo relacionada tanto con la vida interna de la organización como con un proyecto político más global, en el que viene trabajando junto a ciudadanos y organizaciones diversas. 

Los tristes acontecimientos de principios de año nos han llevado a modificar esta agenda en uno de esos puntos: el primer Congreso del partido Arco Progresista que teníamos previsto realizar en el mes de septiembre. Arco Progresista, en intercambio y consulta con sus miembros, ha decidido posponerlo para el mes de enero de 2011, haciéndolo coincidir con un aniversario más de creación del proyecto socialdemócrata cubano, un 16 de enero de 1992. Precisamente 2011 es la víspera anual de los veinte años de fundado este proyecto en Cuba, y ello nos permite animar otros eventos en celebración de esos 20 años.

Sí hemos decidido poner en perspectiva pública, junto al grupo de ciudadanos que lo promueven, el segundo punto de esa agenda: el proyecto Nuevo País. Nuevo País es una propuesta concebida por Arco Progresista, como su nombre indica, para englobar apuestas diversas de reconstrucción nacional con un perfil plural, pero desde el ciudadano. Pero como proyecto, no puede ni debe ser identificado ya con la tendencia ideológica o política de Arco Progresista, o cualquier otra de las que han decidido trabajar en Nuevo País. De hecho, dentro de este proyecto el sujeto político fundamental es el ciudadano, no los grupos políticos, ni cívicos o de derechos humanos, o cualquiera de los intereses especiales o específicos existentes.

Para dar a conocer públicamente Nuevo País, les estamos invitando por tanto a la Conferencia de Prensa que daremos, en calidad de ciudadanos promotores, el próximo:


Martes: 18 de mayo.
Hora: 11: 00 AM.
Lugar: Ave. 23 e/ C y D. No. 710. Apto 2. Primer Piso. Vedado


Manuel Cuesta Morúa
Portavoz
Llamado cívico del Comité Orlando Zapata Tamayo
La Habana, 12 de mayo de 2010

Comité Orlando Zapata Tamayo pro Libertad para los prisioneros políticos cubanos

Llamado Cívico

Llamado Cívico es una invitación a la solidaridad y capacidad humanista de los cubanos para apoyar con nuestras firmas una iniciativa a favor de los derechos humanos.

Como ciudadanos cubanos, creemos en la necesidad de que en nuestro país se respeten, definitivamente, esos derechos, y en la urgencia de defender el respeto al derecho a la vida de aquellos valientes compatriotas que creen que la huelga de hambre es el recurso más eficaz para presionar a las autoridades por la dramática y sistemática violación de nuestros derechos.      

La acción cívica de nosotros, ciudadanos cubanos, es la mejor y única opción para lograr estos propósitos. Por eso es imprescindible que aportemos nuestras firmas para apoyar propuestas dirigidas al mejoramiento y respeto de los derechos humanos en Cuba.

Cada vez es más clara la necesidad de que la Asamblea Nacional ratifique los Pactos de Derechos Civiles y Políticos; Económicos, Sociales y Culturales firmados por el gobierno cubano en febrero de 2008. Este Llamado Cívico constituye un paso imprescindible en esta dirección.

¿Qué apoyaríamos con nuestras firmas? Haciendo uso del derecho de petición ciudadana que reconoce el Artículo 63 de la Constitución, pediríamos cuatro acciones:

1. La Amnistía para todos los prisioneros políticos y de conciencia condenados por el ejercicio pacífico de sus derechos, y la inmediata excarcelación de aquellos prisioneros más enfermos.

2. El indulto general a aquellos presos condenados por delitos menores a cuatro o menos años de prisión, incluidos los presos por Peligrosidad Predelictiva. 

3. La  intervención de la Asamblea Nacional y de la Fiscalía General de la República para que, conforme a lo que dispone la ley, declare como inconstitucional la creación de las Brigadas de Respuesta Rápida, grupos constituidos para ejercer la violencia extralegal, y toda forma de violencia inducida contra las personas o grupos de personas; actos prohibidos por la Constitución y sancionados por el Código Penal.

4. La reforma de aquellos artículos del Código Penal y de la Constitución que, como la Peligrosidad Predelicitiva, sirven como justificación para penalizar el ejercicio de los derechos fundamentales y para llevar a prisión, basado únicamente en la convicción moral de los jueces, a quienes no han cometido delito alguno.

Finalmente, hacemos un reclamo moral, para que reconsideren su actitud, a aquellos ciudadanos cubanos que emplean y creen en la huelga de hambre como arma para lograr el respeto de nuestros derechos. Creemos firmemente en la Declaración Universal de Derechos Humanos que reconoce el derecho a la vida como el primero de los derechos humanos. 

La oportunidad de nuestros derechos depende de nuestra acción cívica. Esta es una idea en la que, de seguro, todos coincidimos. Contribuya con este Llamado Cívico.           

En virtud de la Constitución vigente, que en su Artículo 63 reconoce que: “Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley”, nosotros, ciudadanos y ciudadanas cubanas, firmamos el presente:


Llamado Cívico

No.    Nombre y Apellido    Dirección    No. Identidad    Firma

Los cubanos fuera de Cuba pueden enviarnos su firma a la dirección siguiente:
info@cuba-europa.org
Detienen a representante del Partido Arco Progresista delante de la casa de Reyna Luisa Tamayo
El representante del Partido Arco Progresista en Santiago de Cuba, Juan Carmelo Bermúdez Rosabal, fue detenido delante de la casa de Reyna Luisa Tamayo el día 13 de Mayo. Al día siguiente supimos que ha sido liberado.

Reina Tamayo - El gobierno quiere 'aislarme de la oposición'

Jueves 13 de Mayo de 2010
Agencias

Reina Luisa Tamayo, madre del fallecido prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo, denunció que su familia y los activistas de derechos humanos que residen en la zona oriental de la Isla están siendo acosados por parte de las autoridades para que no participen en la conmemoración del nacimiento de Orlando Zapata Tamayo, el próximo sábado 15 de mayo.
La Dama de Blanco afirmó que muy cerca de su vivienda en Banes, Holguín, la Seguridad del Estado estableció un puesto de control para limitar el acceso a su casa.
"¿Por qué diariamente la represión? Es un seguimiento que ellos tienen de represión hacia esta familia y hacia esta madre. Es una vigilancia para aislarnos de la oposición y hasta de mis propios vecinos", dijo en declaraciones a Radio Martí.
Para el sábado, la familia de Zapata Tamayo ha organizado un conversatorio sobre la vida del opositor, fallecido el 23 de febrero pasado tras una huelga de hambre de 86 días, y una visita al cementerio.
Reina Tamayo afirmó que el pasado martes la tumba de su hijo fue "profanada".
"Cuando llegamos (a la tumba) encontramos que le estaban borrando el nombre de Zapata", relató. "Indignada, grité fuertemente para que el pueblo lo oyera 'asesino, Zapata vive'".

Premio Nobel de la Paz a las Damas de Blanco
La Habana, 25 de marzo de 2010 

Petición a los firmantes de Yo acuso al gobierno cubano

El Comité Orlando Zapata Tamayo pro Libertad de los Prisioneros Políticos Cubanos se suma a las más de 32 000 prestigiosas firmas de organizaciones de derechos humanos, políticas, filantrópicas y civiles, así como de numerosas personalidades que protestan por la muerte de Orlando Zapata Tamayo y piden la liberación de los más de 200 prisioneros políticos cubanos.

La sensibilidad global manifiesta por el respeto a los derechos humanos en Cuba es un paso importante que de seguro agradece toda la sociedad civil cubana.

Creemos al mismo tiempo que para el progreso de estos derechos en nuestro país es importante proteger y potenciar el derecho a la vida: el primero de los derechos humanos. La terrible muerte de Zapata Tamayo debería quedar para nosotros como el triste e inevitable símbolo de que la dignidad individual de la persona humana es el soporte y la sustancia de todos los derechos humanos.

Por eso, este Comité pide respetuosamente a los firmantes del texto Yo acuso al gobierno cubano, que hagan un Llamado Urgente, sea público o privado, a nuestro compatriota Guillermo Fariñas Hernández para que abandone su huelga de hambre, acompañada de su negativa a ingerir agua, cuyo desenlace fatal enlutaría una vez más a otra familia cubana, a la comunidad prodemocrática en la Isla y a la nación cubana. La lucha por la democracia constituye la dimensión política de la lucha por la vida: preservarla es imprescindible.

Este Comité pide además apoyo para la campaña que iniciaremos para que le sea otorgado el Premio Nobel de la Paz a las Damas de Blanco.     


Juan del Pilar Goberna Hernández                                                Juan A. Madrazo Luna
Activista de derechos Humanos y                                  Comité Ciudadanos por la Integración Racial
Coordinador del Comité Orlando Zapata Tamayo 


Leonardo Calvo Cárdenas                                                            Hildebrando Chaviano Montes
Vicepresidente partido Arco Progresista                                     Movimiento de Integración Racial    
Comité Ciudadanos por la Integración Racial 


          Yusnaimy Jorge Soca                                                                Eleanor Calvo Martínez
Centro de Salud y Derechos Humanos                                                       Observatorio
                Juan Bruno Zayas                                                     Ciudadano contra la Discriminación 


Raúl Borges Álvarez                                                                              Fernando Edgardo Palacios
Presidente Partido por la Unidad                                                          Presidente Partido Nacional
Democrática Cristiana                                                                                    Liberal Cubano 

Omayda Padrón Azcuy                                                                               Jorge Olivera Castillo     
Red de Bibliotecas Cívicas                                                                   Club de Escritores de Cuba      


Manuel Cuesta Morúa                                                                             Fernando Sánchez López
Partido Arco Progresista                                                            Presidente Partido Solidaridad Democrática  


Roberto  L. Castell
Grupo Mediático Consenso
Partido Arco Progresista condena muerte de Rolando Zapata Tamayo
La Habana, 25.02.2010

 

El Partido Arco Progresista de Cuba manifiesta una enérgica condena y responsabiliza al gobierno cubano por la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo. Exigimos al gobierno de Raúl Castro el cese de la persecución política, la liberación de todos los presos políticos y el respeto estricto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos los cubanos.

Los miembros del PARP se unen consternados ante el dolor de la madre de Orlando Reina Luisa Tamayo Danger, sus familiares y amigos, así como todas las fuerzas de la disidencia que luchan por los derechos humanos y la democratización de la Isla.


La asistencia al sepelio de Zapata Tamayo ha sido obstaculizada para la disidencia; así también nuestros dirigentes, Manuel Cuesta Morúa, portavoz, y Leonardo Calvo Cárdenas, vicepresidente primero del PARP, y vicecoordinador nacional del CIR (Comité Ciudadanos por la Integración Racial) han  sido detenidos de forma ilegal por once horas. Protestamos ante este brutal atropello.


Arco Progresista pide a las naciones democráticas, a las fuerzas progresistas en el mundo, así como a la opinión pública internacional, que obren por una plena transición democrática en Cuba.



Manuel Cuesta Morúa

Portavoz

Partido Arco Progresista

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________
______________________________________________________________ Firma por la libertad de los presos políticos cubanos


Orlando Zapata Tamayo fue detenido en marzo de 2003, y en mayo de 2004 fue condenado a tres años de prisión por “desacato”, “desórdenes públicos” y “resistencia”. Posteriormente fue sometido a varios juicios por cargos adicionales de “desobediencia” y “desórdenes en establecimientos penitenciarios”, el último de ellos en mayo de 2009.

En el momento de su muerte cumplía una condena total de 36 años de prisión. Su único delito fue trabajar por los derechos humanos en Cuba. El hecho de que Orlando Zapata Tamayo, al verse ante una pena de prisión tan prolongada,  sintiera que el único camino que le quedaba era matarse de hambre como protesta constituye una denuncia terrible de la constante represión que sufren los disidentes políticos en Cuba.

Orlando Zapata Tamayo era uno de los 55 presos de conciencia adoptados por Amnistía Internacional en Cuba. La mayoría formaban parte de las 75 personas detenidas durante la oleada masiva de represión emprendida por las autoridades en marzo de 2003 contra los activistas políticos. En Cuba, sin un poder judicial independiente, los juicios son a menudo sumarios e incumplen gravemente las normas internacionales sobre juicios justos; una vez dictada la sentencia, las posibilidades de apelar son prácticamente nulas.

Por otra parte, el embargo del gobierno estadounidense también repercute de forma negativa en el ejercicio de los derechos humanos de los cubanos. Sin embargo, esto no justifica un sistema legal represivo que restringe las libertades fundamentales en un grado que supera con creces lo que permiten las normas internacionales de derechos humanos sobre la protección de la seguridad nacional y el orden público.

Es hora de que el Gobierno cubano ponga fin a todas las formas de hostigamiento e intimidación dirigidas contra disidentes que sólo pretenden ejercer de manera legítima sus derechos humanos fundamentales.

Exige al Gobierno cubano la liberación, inmediata e incondicional, de todos los presos de conciencia.


¡Actúa!

Rellena tus datos para que enviemos un mensaje en tu nombre ( leer )  al Presidente Raúl Castro a través de la embajada de Cuba en España (el mensaje enviado contendrá tu nombre, apellidos y correo electrónico).

_________________________________________________________________

Declaración de los sindicatos españoles.

CCOO y UGT lamentan la muerte de Orlando Zapata


 

CCOO y UGT lamentan profundamente la trágica muerte de Orlando Zapata, trabajador de la construcción, tras una huelga de hambre de 85 días, en la prisión cubana donde cumplía condena reclamando un tratamiento como preso de conciencia.

Orlando Zapata fue condenado en marzo del 2004 a tres años de prisión por diversos delitos relacionados con el ejercicio de la libertad de expresión, “desacato” y “desórdenes públicos”. Durante su estancia en la cárcel fue juzgado y sentenciado por cargos adicionales, que incrementaron su condena hasta alcanzar los 36 jaar.

Orlando Zapata formaba parte del colectivo de 55 presos de conciencia adoptados por Amnistía Internacional en Cuba. UGT y CCOO condenamos las limitaciones a las libertades políticas y a la falta de protección de los derechos humanos en cualquier parte del mundo por lo que solicitamos la puesta en libertad de todos los presos que permanecen en las cárceles cubanas por motivos o delitos derivados del ejercicio de las libertades democráticas.

Igualmente recordamos la obligación que tienen los Estados y los Gobiernos de cumplir y garantizar los derechos y deberes que se recogen en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas, firmado por el gobierno de Cuba en febrero de 2008, en particular el derecho de las personas privadas de libertad a un trato humano y con respeto a la dignidad inherente al ser humano y la responsabilidad de garantizar su vida.

Pedimos a las Autoridades cubanas que pongan fin a las detenciones y arrestos que se están produciendo con motivo de los funerales de Orlando Zapata, que vulneran el derecho de sus familiares y amigos a manifestar libremente su dolor y duelo.

CCOO y UGT queremos trasladar a la familia y amigos de Orlando Zapata nuestras más sinceras condolencias por este fatal desenlace.

__________________________________________________________________
 La muerte de Orlando Zapata Tamayo
Miércoles 24 de Febrero de 2010
Editorial de diariodecuba.net

http://www.diariodecuba.net/opinion/58-opinion/406-editorial-la-muerte-de-orlando-zapata-tamayo.html


La vida es el primer derecho humano. Haber recurrido a una huelga de hambre y, finalmente, preferir morir antes que ceder en el reclamo de sus derechos, revela el estado de indefensión al que ha estado expuesto el preso político Orlando Zapata Tamayo, quien ha fallecido en un hospital de La Habana tras 86 días de ayuno.


Aunque en los últimos años decenas de presos políticos se han sometido a huelgas prolongadas por causas similares o diferentes, un acontecimiento de esta naturaleza no se producía desde la muerte de Pedro Luis Boitel, el 24 de mayo de 1972, después de 53 días de ayuno.

Como han señalado familiares, disidentes y exiliados, la culpabilidad de la muerte de Zapata Tamayo recae por partida doble en el régimen de Raúl Castro. En primer lugar, por su inocencia: cumplía 36 años de cárcel solamente por sus ideas políticas. Y, en segundo lugar, porque la integridad de cualquier prisionero es responsabilidad directa del gobierno que lo custodia.

El clima de terror de las cárceles de la Isla es insostenible. Presos políticos y comunes viven en condiciones infrahumanas y reciben un trato degradante. Muchos presos políticos están enfermos y el régimen no sólo desatiende sus necesidades, sino que propicia el empeoramiento de sus estados de salud. Pero la cuestión atañe no sólo a los presos políticos, sino al régimen general imperante en las cárceles.

La muerte de Orlando Zapata Tamayo ocurre en medio de una coyuntura internacional favorable para el régimen de La Habana. América Latina se hace de la vista gorda ante los desmanes de Raúl y Fidel Castro, como fue evidente en la recién concluida Cumbre de Playa del Carmen, México. Por su parte, España procura implementar nuevos mecanismos, pactos y reuniones que sólo conseguirían regalarle tiempo extra a los diseñadores de la tragedia cubana.

La disidencia interna y el exilio tienen con la muerte de Zapata Tamayo un nuevo mártir, pero ni su familia ni él mismo merecían esa suerte en nombre de nada. Sobre todo, porque los hermanos Castro han demostrado ser inmunes ante el dolor de la muerte.

Un hecho como éste no debe quedar fuera de la agenda del presidente Lula de Silva, de visita en Cuba, así como del resto de los mandatarios latinoamericanos en diálogo con el gobierno cubano. Y ha de ser tenido en cuenta por la presidencia de la Unión Europea, que España ocupa actualmente. La solidaridad internacional, de cualquier signo político que sea, ha de estar con los presos de conciencia, con sus familias, con el pueblo de Cuba.


Nevega al nuevo sitio del partido Arco Progresista


Cuba impide entrada al eurodiputado socialista Luis Yáñez

Lío diplomático con Cuba


España pide a Cuba que explique la "injustificada inadmisión" de un eurodiputado español

Las autoridades cubanas impidieron esta madrugada la entrada al socialista Luis Yáñez


EUROPA PRESS - Madrid - 04/01/2010


El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha convocado mañana al embajador cubano en España, Alejandro González, para que explique la "injustificada inadmisión en territorio cubano" del eurodiputado socialista Luiz Yañez.

González será recibido por el secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo De Laiglesia, mañana por la mañana, han precisado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Yañez intentó entrar en la madrugada de hoy en Cuba, pero las autoridades cubanas no le admitieron, por lo que tomó otro vuelo de regreso a su punto de origen, añadieron las mismas fuentes.


Yáñez viajó ayer a Cuba con visado de turista acompañado de su mujer, la diputada socialista Carmen Hermosín, a quien sí dieron permiso para entrar en la isla, según han informado fuentes del PSOE. Las autoridades cubanas no dieron "ninguna explicación" y obligaron a Yáñez a regresar a Madrid, adonde ha llegado este mediodía junto con Hermosín, añaden las fuentes.

El secretario de Estado para Iberomérica, Juan Pablo de Laiglesia, pedirá mañana las "explicaciones pertinentes" al embajador cubano, Alejandro González Galiano, ante lo que Exteriores considera una "injustificada inadmisión en territorio cubano" del eurodiputado socialista.

Esta expulsión tiene lugar tres días después de que España haya asumido la presidencia de turno de la UE, durante la que se ha marcado como objetivo plantear un cambio en la política hacia Cuba para estrechar el diálogo con el régimen castrista.

Luis Yáñez-Barnuevo, de 66 años, es eurodiputado del PSOE desde 2004, y en la actualidad ejerce el cargo de presidente de la delegación para las relaciones con Mercosur y miembro de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana. Antes de llegar al Parlamento Europeo, fue diputado por Sevilla con el PSOE durante varias legislaturas. En su dilatada trayectoria política, también ha sido presidente del PSOE andaluz, concejal en el Ayuntamiento de Sevilla y presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana y de la Comisión Nacional del V Centenario.

No es la primera vez que Cuba rechaza la entrada o expulsa a políticos españoles en los últimos años. En octubre de 2004, vetó el acceso al secretario de Relaciones Internacional del PP, Jorge Moragas, cuando también iba con visado de turista junto con dos diputados holandeses con la intención de reunirse con disidentes cubanos.

En mayo de 2005, el régimen castrista ordenó la expulsión de las entonces senadoras del PP Rosa López Garnica e Isabel San Baldomero, cuando se encontraban como turistas. En aquella ocasión, el Gobierno de La Habana también quiso expulsar al diputado de CiU Jordi Xuclá, quien finalmente permaneció en la isla.


© EDICIONES EL PAÍS S.L
Confiscado parte del patrimonio de militante progresista Karina Galuez Chiu
La Habana, 16 de diciembre de 2009

Declaración

Esta declaración está siendo redactada en el mismo instante en el que están ocurriendo los hechos: parte de la propiedad de la familia de Karina Galuez Chiu está siendo desfachatadamente usurpada por una empresa en la ciudad de Pinar del Río para construir un almacén.

¿Quién es Karina Galuez Chiu? Galuez Chiu es una joven economista, comprometida con su país y su comunidad, inteligente, decente y dedicada, con una fuerte mentalidad progresista, reconocida en su pueblo y en su ámbito religioso a quienes las autoridades han decidido castigar por el simple hecho de pensar y expresar su compromiso con un mejor futuro para su país. Ex miembro del equipo de la primera revista  Vitral de Pinar del Río, y actual miembro del Consejo de Redacción del proyecto Convivencia que anima Dagoberto Valdés, Galuez Chiu, ha colaborado también con proyectos e iniciativas de Arco Progresista.

Por todas estas razones, las autoridades han decidido que Karina Galuez Chiu debe ser fuertemente castigada. Y una de las maneras usuales es la de confiscarle parte del patrimonio de ella y de su familia. Un peligroso precedente que tiene ya algunos capítulos consumados en Cuba.

Pero como otras veces, las autoridades proceden de un modo totalmente ilegal, inconforme a derecho y burlando todos los procedimientos establecidos para los casos de confiscación. Primero, establecen un pleito sobre una propiedad firme y en regla, en aplicación del viejo derecho colonial, por el que se desconoce el derecho jurídicamente reconocido cuando se procede a una confiscación sin previo delito judicialmente sancionado; segundo, proceden a la confiscación en medio de un proceso en pleito, contradiciendo los procedimientos de la propia ley cubana; tercero, comienzan a ejecutar una obra dentro de una propiedad pleiteada, en uso del viejo recurso de hecho consumado propio del viejo derecho de usurpación avalado por el uso. Finalmente, no se toman el trabajo de notificar a la parte interesada, —un paso de forma imprescindible—, de que la ley va a ser violada.  Si esto es derecho y cumplimiento de la ley, las autoridades implicadas solo están legitimando el uso de la pura fuerza.
 
Arco Progresista no solo se solidariza con Karina Galuez Chiu, sino que pide a todos sus amigos en Cuba y en el mundo una solidaridad efectiva y urgente con esta compatriota. Estamos instruyendo a nuestros representantes en Pinar del Río para que urgentemente se dirijan a la fiscalía municipal con el propósito de que hagan valer las leyes y se detenga una injusticia que, de consumarse, puede ser dolorosamente irreversible.

Del mismo modo, solicita a todos los abogados independientes de Cuba asistir legalmente a Galuez Chiu para agotar cuanto recurso legal exista, de modo de reparar una sobrada injusticia. Aunque el respeto a la ley no es parte de la cultura del Estado y sus instituciones, es fundamental que desde los ciudadanos y desde la sociedad civil se apele a ella y se fomente tanto su respeto como el apego estricto a los procedimientos establecidos.

Finalmente, Arco Progresista pide al gobierno de España, a quien haremos llegar el expediente y nuestras  consideraciones sobre este caso, para que intercedan con sus interlocutores cubanos y le sugieran solo una cosa: el cumplimiento de la ley y el respeto del patrimonio y los derechos de Karina Galuez Chiu.


Manuel Cuesta Morúa
Portavoz 
Acción Urgente a favor de militante antirracista
La Habana, 13 de noviembre de 2009

Juan A. Madrazo Luna

El líder del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR) y militante antirracista, Juan A. Madrazo Luna, ha sido detenido en el día de hoy. Se encuentra en estos momentos en una celda de una Unidad Policial, sita en la intersección de la calle Zapata y C, Vedado, y ha sido detenido por supuesta resistencia.


Madrazo Luna es el principal promotor de la iniciativa del CIR, Empoderamiento Ciudadano, dirigida a favor de contrarrestar las prácticas racistas de la policía nacional que están concebidas contra negros, negras, mestizos y jóvenes, por ese orden, y que consisten en pedir identificación sin justificación previa u orden judicial, en actos de evidente ilegalidad, a estos ciudadanos previamente clasificados. Estas prácticas, que son la antesala de la figura de peligrosidad, una figura jurídica contra derecho, son las responsables de que las prisiones cubanas estén pobladas principalmente de personas negras y mestizas.

Por su lucha y se predica ejemplar en relación con Empoderamiento Ciudadano, Madrazo Luna puede estar siendo encarcelado ahora mismo. 

El Arco Progresista pide a todos aquellos que en el mundo están sensibilizados  con las causas antirracistas, demandar la inmediata liberación de este líder y activista del CIR que no hace otra cosa que luchar en Cuba por la efectiva integración racial de todos los cubanos. 


Manuel Cuesta Morúa
Portavoz

CUBABARÓMETRO
CUBABARÓMETRO

Presentación de Estudio Sociológico en la capital habanera

En virtud de reflejar las tendencias de pensamiento que se manifiestan en la sociedad cubana actual se muestran los resultados de una nueva investigación sociológica materializada por Cubabarómetro, mediante la aplicación de dos encuestas de opinión a muestra poblacional de la capital habanera, que fue escogida al azar.


Leer los resultados del estudio
Mensaje del 1ro de mayo del partido Arco Progresista de Cuba

La Habana, 30 de abril de 2009

La conmemoración del día que los trabajadores del mundo dedican a homenajear a sus héroes históricos y a impulsar sus reivindicaciones y demandas sigue siendo cada año en Cuba una jornada para, mediante la manipulación y compulsión masivas mostrar  respaldo al Estado. Para las autoridades el objetivo es buscar, en los trabajadores, apoyo a lo que llaman revolución. Pero la pregunta sigue siendo si la “revolución” defiende a los trabajadores. Para el partido Arco Progresista, la respuesta es negativa.  

Si los trabajadores cubanos fueran dueños de su fiesta podríamos escucharles reclamar al único patrón –que por demás es el Estado– las medidas y transformaciones que hagan corresponder los salarios y prestaciones al altísimo costo de la vida, para así paliar las enormes carencias materiales que sufre la inmensa mayoría de nuestro pueblo.

Para el Arco Progresista, en una celebración auténtica y genuina los trabajadores libres, sin duda, alzarían sus voces para denunciar las muy difíciles condiciones de trabajo que soportan nuestros más sacrificados obreros agrícolas e industriales, y el desamparo insoluble de las víctimas de las llamadas racionalizaciones, que provocan un desempleo y subempleo nunca reflejado en las cifras oficiales.

Si se les devolviera su celebración a los trabajadores, los trabajadores cubanos podrían exigir para los nacionales los derechos de propiedad, inversión y creación de empresas que en Cuba hoy sólo disfrutan los extranjeros, el fin de la intermediación estatal y los condicionamientos políticos en la contratación, promoción y remuneración del trabajo, así como el respeto a la libre sindicalización refrendada por el vigente Código del Trabajo y que hoy sigue siendo letra muerta y oculta.

El hecho de que los trabajadores no tengan un solo reclamo público que hacer, como hacen todos los trabajadores del mundo constantemente y sobre todo un 1ro de mayo, o el hecho de que el gobierno pueda movilizar a todo un pueblo en función de sus intereses y diseños, habla muy claro de la naturaleza de un régimen, que es necesario transformar, para que la clase obrera cubana salga de este largo letargo y recupere ese empuje que, en las primeras décadas del siglo pasado, le permitió remover enormes obstáculos para formar grandes líderes y alcanzar trascendentales conquistas.

Para el Arco Progresista resulta algo escandaloso que algunos sindicalistas de otros países acudan cada año a Cuba para participar en la celebración del 1ro de mayo sin exigir para los trabajadores cubanos los derechos y potestades que ellos exigen y gozan en sus propios países.

El Arco Progresista invita a todos los sindicalistas independientes cubanos a celebrar el próximo 1ro de mayo, un gran evento de reivindicación de los derechos y libertades de los trabajadores cubanos.

Manuel Cuesta Morúa
Portavoz   

El video que anda por el mundo: Pánfilo sí habla del hambre en Cuba

 
Mensaje a las Américas

Cumbre de las Américas, 17-19 de Abril
Trinidad y Tobago


La Habana, 14 de abril de 2009


Del 17 al 19 de abril se celebra en Trinidad y Tobago la Cumbre de las Américas que, con la notable ausencia de Cuba, reúne a los Jefes de Estado y de Gobierno de 33 de las 34 naciones de nuestro hemisferio. Las organizaciones que suscribimos este Mensaje a las Américas, a sus gobiernos y sociedades, de dentro y fuera de Cuba, saludamos este encuentro, que de seguro fortalecerá el proceso de intercambio e integración tan necesarios para afrontar desafíos verdaderamente globales.

Esta Cumbre se realiza en un nuevo contexto global y hemisférico. La emergencia de nuevos liderazgos en las Américas no es ajena a las crisis de las finanzas y de la economía real, a las exigencias sociales de nuevos contratos políticos para canalizar viejas y nuevas necesidades de nuestros ciudadanos, y al imperativo de nuevos conceptos para lidiar con los retos ecológicos, energéticos, del conocimiento, de las migraciones, del terrorismo, del narcotráfico y del crimen organizado y, al mismo tiempo, con las necesidades de estabilidad democrática, y de respeto a las libertades y a los derechos humanos que garanticen bienestar social y democratización de la economía.

Estos desafíos y retos lo son también para Cuba. Y el actual contexto global y hemisférico garantiza que los cubanos podamos afrontarlos con la emergencia también de los instrumentos del diálogo, de la cooperación y del no aislamiento como estilos más eficaces para lograr la resolución de los conflictos, cualquiera sea su intensidad, naturaleza y entidad. En este sentido, resultan muy saludables para Cuba tanto la normalización de sus relaciones diplomáticas con los países del hemisferio, como el cambio de enfoque y discurso que desde el gobierno de los Estados Unidos se viene produciendo respecto a la isla. Asumimos que todo esto tendrá un impacto ambiental muy beneficioso para nuestras libertades y para nuestra democratización.

Desde luego este nuevo contexto, que esperamos se refuerce con esta Cumbre, es también el de la fuerte emergencia de las sociedades civiles en nuestro hemisferio, sin las cuales no se garantizan ni la legitimidad y credibilidad democráticas, ni la identificación de las necesidades y demandas de los ciudadanos. Sin la voz propia de una sociedad civil vigorizada, la voz de los gobiernos pierde autenticidad y representatividad. Este Mensaje a las Américas quiere constituirse en voz de reemergencia de la sociedad civil cubana en este nuevo contexto hemisférico.

Frente a él y a esta Cumbre Cuba se encuentra, ahora mismo, en una encrucijada. Su gobierno normaliza las relaciones con todos los países de la región, excepto uno, pero nuestra sociedad no se homologa con las sociedades del hemisferio donde la ley y las instituciones de sus Estados garantizan las libertades, los derechos humanos, y la participación y elegibilidad políticas de todos en base a su condición de ciudadanos, no a su condición ideológica. Lo que refleja, por primera vez, la globalización hemisférica del Estado de Derecho.

Y Cuba llega a esta Cumbre con una sociedad civil independiente que ha normalizado sus relaciones con el resto de la sociedad, pero que confronta duros obstáculos para normalizarse frente al Estado, lo que ha venido dañando su visibilidad. Dos de estos obstáculos son particularmente severos: la existencia de más de 200 prisioneros políticos y de conciencia, y la represión y el no reconocimiento a la organización independiente de las inquietudes y de las propuestas sociales, culturales y políticas. En el siglo XXI las autoridades de la isla todavía pretenden, con particular convicción, que la sociedad civil solo existe por y para el Estado. Una visión muy ajena a la que corre y se enraíza en la pluralidad de modelos democráticos de las Américas. De este modo, el gobierno cubano atraviesa por tres dilemas que dificultan nuestra real inserción hemisférica: falta de liderazgo estratégico, ausencia de credibilidad intelectual y carencia de apoyo popular.

La comunidad hemisférica puede contribuir a que estos dilemas se conviertan en oportunidades para Cuba: un país fallido. La eliminación del embargo propiciaría alivio económico y psicológico y, además, impediría que el reclamo de nuestras libertades sea percibido y manipulado como parte de un conflicto bilateral entre Estados. La demanda y apoyo hemisféricos a las libertades en Cuba enviarían, al mismo tiempo, el poderoso mensaje de que su normalización solo será coherente cuando el Estado cubano normalice sus relaciones con la sociedad. Y esto último pasa, en el siglo XXI, por el respeto a las libertades. El ambiente en el que se realiza esta Cumbre puede ser favorable a estos propósitos. Debe ser claro para el hemisferio que solo una Cuba plenamente democrática lo pone en condiciones de atender a sus desafíos integradores en una época globalizada. En consonancia con ella, la sociedad cubana, dentro y fuera, se abre a las Américas. El fin del embargo, que acabaría, entre otras, con la lógica de plaza sitiada, y la defensa de nuestras libertades, encaminada a insertar a Cuba en el ámbito democrático hemisférico, indicaría que las Américas también se van abriendo a la sociedad cubana.
.

Organizaciones que se adhieren al Mensaje a las América

1. Partido Arco Progresista
2. Partido Solidaridad Democrática

Ámbito Cívico: conformado por:
    3. Grupo Mediático Consenso
    4. Límite Humano
    5. Comité Ciudadano por la Integración Racial
   
6. Club de Escritores de Cuba
   
7. Cubabarómetro
   
8. Ciudadanos por el Estado de Derecho
   
9. Fundación por la Libertad de Expresión
 
10. Red de Bibliotecas Cívicas
 
11. Nuevo País

12. Centro de Salud y Derechos Humanos “Juan Bruno Zayas”

13. Partido Popular Joven Cuba

14. Centro de Documentación “Jaime Guzmán”

15. ONG “Identidad por Cuba”

16. Instituto Juvenil Cristiano de Estudios Sociales

17. Fundación Luisa María García-Toledo

18. Delegación Nacional del Partido Republicano de Cuba

19. ONG “Mensaje de Esperanza”

20. Coordinadora Socialdemócrata de Cuba

21. Coordinadora de Presos y Expresos Políticos

22. Delegación Nacional de Unión por Cuba Libre

23. Corriente Martiana

24. Fundación Isla de Pinos de Derechos Humanos y Fomento Territorial

25. Cooperativa Independiente Ceramistas Pineros

26. Comisión de Atención a Presos Políticos y sus Familiares

27. Movimiento Liberal Cubano

28. Municipios de Cuba y Derechos Humanos

29. Centro de Información Hablemos Press (CIHPRESS)

30. Consejo Nacional por los Derechos Civiles en Cuba

31. Frente Feminista Aliadas Democráticas

32. Partido Republicano Renovación Ortodoxa

33. Frente Oriental Presidio Político “Pedro Luis Boitel”

34. Frente Democrático Oriental

35. Club de Presos y Expresos Políticos

36. Comisión Nacional de Derechos Humanos “José Martí”

37. Solidaridad de Trabajadores Cubanos

38. Partido Demócrata Cristiano de Cuba

Hacia un Nuevo Contrato Social
Manuel Cuesta Morúa 
Portavoz del Partido Arco Progresista

¿Cómo reconstruir una nación sobre bases nacionales y no patrimoniales?


Carta Abierta al Sr. Barack Hussein Obama
La Habana, 29 de enero de 2009

Sr. Barack Hussein Obama
Presidente de los Estados Unidos de América


Sr. Barack Obama,

Me complace saludarle a nombre de los miembros y simpatizantes del Partido Arco Progresista (Parp). Como todos los cubanos, hemos seguido su impresionante ascenso a la presidencia de los Estados Unidos, y con muchos en el mundo coincidimos en que se ha iniciado una nueva era.

Esperamos que el impacto de esta nueva era pueda tocar definitivamente las costas de Cuba, con ese nuevo enfoque basado en la cooperación y el diálogo que usted preconiza y en un compromiso con la libertad. Habríamos esperado hasta su toma de posesión para saludarle, y comunicarle algunas de nuestras consideraciones, porque queríamos saber cuáles eran sus proyecciones globales una vez se convirtiera oficialmente en Presidente de los Estados Unidos. Sus palabras son esperanzadoras para el diseño de esa nueva época en la que pensamos que Cuba debe entrar con determinación.

Queremos compartir con su gobierno, modestamente, algunas consideraciones extraídas de un documento: 50 años después: un nuevo contrato para Cuba, que el  Partido Arco Progresista está dando a conocer fundamentalmente a la sociedad cubana. 

En los últimos 50 años, las malas relaciones entre Cuba y los Estados Unidos han tenido un triple suelo estructural: la incompatibilidad de dos modelos con pretensiones universales, el complejo de subordinación fundado en una vieja y mala tutela y la incomunicación cultural de algunos sectores hegemónicos en Cuba con el mundo anglosajón. Esta era una mezcla suficientemente explosiva para animar una tensión histórica entre ambos países. Es irrelevante, por tanto, quién tiró la primera piedra política en el itinerario del conflicto: ella necesitaba ser tirada porque, con estos ingredientes, el conflicto era inevitable en los términos de la Guerra Fría.

Visto así, el impacto del conflicto sobre cuatro generaciones ha sido también estructural porque ha comprometido, en la pugna, las opciones económicas, políticas, sociales y culturales, y el modo de concebirlas, para el 80 % de los ciudadanos cubanos, nacidos después de 1959. Este conflicto ha sido la coartada de oro de un modelo político estructuralmente diseñado contra la libertad.

Conviene aclarar que las crisis de opciones para Cuba no dependieron de los Estados Unidos y de sus erráticas políticas hacia el país. Un modelo que se presenta como radicalmente distinto y superior, se supone depende de una disponibilidad de recursos políticos, económicos y culturales distintos que no tienen que, ni pueden ser producidos por, el otro modelo. En otro sentido, es una contradicción pretender que la Revolución Cubana constituyó una respuesta al imperialismo norteamericano, y al mismo tiempo intentar explicar sus fracasos porque el imperialismo norteamericano no estaba disponible para la continuidad de la Revolución Cubana. De hecho, el peligro debería estar, y está, en que un cambio brusco de la política de los Estados Unidos hacia Cuba constituye el perfecto abrazo del oso, por culpa precisamente de la Revolución Cubana, abrazo que ciertamente el Arco Progresista querría evitar.

En este sentido el embargo estadounidense es una mala política, ética y políticamente indefendible, que nada tiene que ver con la crisis del “socialismo” en Cuba.

El Partido Arco Progresista (Parp) se ha opuesto y se opone, por supuesto y por principio, al embargo norteamericano. No tanto por su ineficacia, sino por su ilegitimidad política, histórica y ética.

Si la política estadounidense hacia Cuba merece un debate en todos sus términos, el Parp considera que es importante relanzar, con la nueva era iniciada en los Estados Unidos por Usted, un debate en términos políticos tanto del embargo como de la política de su país hacia el nuestro.

Creemos firmemente que el embargo debe ser levantado ya. Si la nueva era significa un cambio de enfoque hacia el mundo, con una aproximación norteamericana decididamente más inteligente, el análisis podría partir de la siguiente consideración política: un instrumento que no sirvió para producir los efectos previstos, es mucho más inútil como elemento de negociación. ¿Por qué la presión del embargo funcionaría para el diálogo si no funcionó como presión en sí misma?

Sin embargo, entendemos que sin una discusión previa, abierta y de alcance tanto intelectual como político, no es presumible el cambio de un determinado curso político por la cantidad de intereses, visiones y dimensiones psicológicas que siempre compromete.

Hace exactamente 12 años, propusimos una discusión profunda, desde abajo, desde los ciudadanos, de la política de Estados Unidos hacia Cuba. Entonces no fructificó.

El Parp retoma ahora la idea y está convocando a una Mesa de Discusión: Cuba-Estados Unidos: una relación posible a celebrarse los días 20 y 21 de julio de 2009. Esta Mesa de Discusión será animada por el Foro de Consenso, del Grupo Mediático Consenso, con el fin de abrir el debate a una pluralidad de actores y de evitar una discusión exclusivamente ideológica.

Es evidente que nos gustaría extender esta discusión a participantes de su país que ofrezcan las perspectivas de contraste necesarias para la claridad del debate.

No obstante, consideramos que su administración podría tomar medidas dramáticas que mejorarían el clima geopolítico entre Cuba y los Estados Unidos y serían beneficiosas para los ciudadanos cubanos en las dos orillas. Esto, más allá de la eliminación de las restricciones a los viajes de los cubano-americanos y al envío de remesas.

Estas medidas son:

1.  Facilitar la conectividad de Cuba a las redes de Internet.


2.  Permitir los viajes de los cubanos, sin limitaciones de edad, a los EE.UU .con arreglo a las    regulaciones migratorias de los EE.UU. y eliminar la Ley de Ajuste Cubano.

3.  Fomentar los intercambios académicos, culturales y deportivos entre ambos países.

4.  Animar la diplomacia ciudadana entre cubanos y estadounidenses y

5.  Comenzar a dar los pasos para la devolución de Guantánamo a la jurisdicción de Cuba.


Estas medidas facilitarían la gradualidad en el acercamiento Cuba-Estados Unidos, prepararían  el clima de confianza para un eventual diálogo, que consideramos debe producirse a todos los niveles y con todos los sectores, y fundaría la perdurabilidad y el buen entendimiento sobre bases respetuosas al nivel más importante: los ciudadanos.

Desde nuestra perspectiva, tales medidas contribuirían además a pavimentar el camino de las cinco bases fundamentales del nuevo contrato de legitimidad que estamos poniendo a disposición de la sociedad cubana en el texto que adjuntamos.

El Parp quiere sumarse, por otra parte, a la invitación de carácter privado que el Comité Ciudadanos por la Integración Racial, que coordina en Cuba el Sr. Juan A. Madrazo Luna, hiciera a la Primera Dama Michelle Obama para que visite nuestro país en el momento más apropiado.

Con el testimonio de mi más alta consideración, 

Manuel Cuesta Morúa
Portavoz 


50 años después: un nuevo contrato para Cuba
Carta abierta de los socialdemócratas cubanos al próximo presidente de EE.UU.
Sr. Presidente de Estados Unidos de América:

Estados Unidos está en un momento histórico bien significativo para sí, y para el resto del mundo. Estas elecciones han sido ejemplares en más de un sentido, porque han puesto a debate a toda la nación norteamericana desde los más diversos segmentos: desde la juventud, pasando por los segmentos más tradicionales que inciden en la sociedad norteamericana, hasta llegar a estamentos culturales y sociales que comúnmente se mantienen alejados de la política interna.

Se han implicado en el debate también temas básicos y fundamentales que conectan con la naturaleza viva y actual de su sociedad: la raza, las minorías, la ecología, la educación, la salud, la distribución del bienestar, la guerra y, por supuesto, la economía. Definitivamente, esto ha adquirido una dimensión específica, porque se trata de una época de globalización acelerada que revela las fallas estructurales del mundo —la crisis de los mercados financieros es algo más que una alerta—, al tiempo que revela las potencialidades de sociedades abiertas y creativas.
Si a ello agregamos la irreversible lucha por el autorreconocimiento de parte de individuos, Estados, regiones y culturas, estaríamos hablando de un mundo que se complejiza en medio de una proliferación de redes de comunicación e información que ponen a la vista tanto las oportunidades como los peligros. Este cuadro exige apertura mental, liderazgo efectivo, flexibilidad y ejercicio compartido de responsabilidades en la política regional y en los organismos internacionales, en el contexto de una necesaria democratización de nuestras sociedades.

La busca de una conexión entre la geopolítica, los intereses y necesidades de sociedades pobres y desconectadas, otorgándoles una relevancia a los organismos internacionales para dirimir disputas y establecer la cooperación necesaria, es un desafío importante que su gobierno puede afrontar con una nueva aproximación a los problemas específicos y globales.

La combinación de apertura mental, liderazgo efectivo, flexibilidad y ejercicio compartido de responsabilidades, parece que es una demanda tanto dentro la sociedad norteamericana como de la mayoría de los países del mundo. La atención mundial que estas elecciones han merecido, responden a algo más que al profundo debate cultural que se desarrolla en su país en el ámbito específico de la política. Tiene que ver con la demanda global de cambios en los estilos y enfoques políticos para encarar los viejos y nuevos problemas globales y globalizados que enfrenta el mundo.


La atención es particularmente visible en Cuba. Si Estados Unidos exige un cambio, Cuba no tendrá posibilidades de continuidad histórica sin un cambio. En el Partido Arco Progresista somos conscientes de que un Nuevo País, nombre del proyecto global que estamos articulando, es necesario, si es que Cuba puede continuar como país viable: lo que sólo lograremos con democracia.

Y, desde luego, consideramos que la reorientación de la política de Estados Unidos hacia nuestro país es esencial para destrabar la tupida red de pretextos que por casi 50 años el gobierno cubano ha venido tejiendo para justificar la inviabilidad de su proyecto político: un proyecto que no responde ni nunca respondió a las aspiraciones ni a la naturaleza cultural de la sociedad cubana.
Desde luego, Estados Unidos no comparte ninguna responsabilidad por la crisis estructural e histórica de Cuba; su única responsabilidad es la de proporcionar las coartadas que han servido para que el conflicto Estado-sociedad sea constantemente reemplazado por un conflicto entre Estados. En tal sentido, las tradicionales políticas norteamericanas han constituido el mejor estabilizador del gobierno cubano.
Cuba está en un momento de transición, culturalmente hablando, que adquirió más visibilidad con el traspaso de poder entre los hermanos Castro. El gobierno anterior de Estados Unidos no supo captar el momento y perseveró en el error de hacer exactamente lo que La Habana necesita para atraparnos en su agitado inmovilismo.
Impedir la incomunicación sistemática entre las familias a ambos lados del Estrecho de la Florida, obstaculizar el envío de remesas, limitar el intercambio cultural entre nuestras sociedades, insistir en una dura retórica, elevar a rango de política de Estado la apuesta por la desestabilización como costo necesario para alcanzar la libertad de los cubanos, diseñar modelos de transición democrática hacia la Isla profundizando los términos de la Guerra Fría, además del desencuentro histórico incremental entre nuestros dos países, es exactamente el tipo de políticas que mejor se conecta con las necesidades estratégicas del gobierno cubano, en un momento en el que nuestra sociedad está demandando de mil maneras un cambio también estratégico.
Lo que su gobierno podría hacer por la democracia en Cuba es romper, precisamente, con ese esquema que no ha traído dividendos ni beneficios para Cuba y los cubanos. Es curioso que, en la medida en que el debate dentro de Estados Unidos por un cambio de política hacia Cuba se profundiza y alcanza los más altos niveles del Estado norteamericano, se apagan las ofertas de diálogo que el recién electo presidente de Cuba, Raúl Castro, venía haciendo insistentemente a George W. Bush.
¿Le conviene un cambio de política por parte de Estados Unidos al gobierno cubano?
Al Partido Arco Progresista le parece que sí, pero también que no es de su interés, porque un giro norteamericano es ciertamente desestabilizador para las autoridades de Cuba, más o menos capacitadas para administrar la crisis, pero sin la clase de liderazgo que requiere el país en estos momentos. Pero a los ciudadanos cubanos y al Partido Arco Progresista les conviene y les interesa, todo al mismo tiempo, un cambio dramático en la política norteamericana hacia Cuba.
Entre otras razones, para romper el ciclo de dependencias precarias a los intereses geoestratégicos de actores irresponsables, como el gobierno de Chávez en Venezuela; de actores que nos revisitan para satisfacer sus propias necesidades de compensación geopolítica, como Rusia, y de quienes sólo han podido reproducir con Cuba una relación conflictiva, viciada, poco respetuosa y básicamente esquizofrénica, como Estados Unidos de América.
¿Qué esperamos de su presidencia? La eliminación de todas las restricciones que obstaculizan la comunicación entre las familias cubanas, una revisión cabal de los esquemas tradicionales de la política norteamericana, lo que incluye la eliminación del embargo, una disposición clara al diálogo con todos los cubanos, un apoyo sincero, sin intromisión ni condicionamientos, a los demócratas cubanos y gestos claros de que la independencia de Cuba es un bien cultural y político adquirido que va a ser respetado por su gobierno.
Esa sería la mejor contribución a la democratización de Cuba, aunque sólo sea por el hecho de que el gobierno no podría apelar más al expediente arcaico de culpar a un solo país por la crisis global de un régimen y su modelo.
Como suelen comentar muchos ciudadanos cubanos, la mejor política de Estados Unidos hacia Cuba es aquella que deja al gobierno solo con sus propios fantasmas. Esa es la manera más apropiada de contribuir al rearme psicológico de los cubanos en su debate permanente por el establecimiento del Estado democrático de derecho.
Con el testimonio de mi más alta consideración,
Manuel Cuesta Morúa

5.10.2008 - Muere en Miami Emilia Luzárraga, esposa del ex preso político Lino B. Fernández
El velatorio tendrá lugar este domingo en la funeraria Ferdinand y el lunes, tras una misa, será el sepelio.

Emilia Luzárraga de Fernández (Sagua la Grande, 1938), esposa de Lino B. Fernández, médico psiquiatra, ex preso político cubano, fundador de la Coordinadora Social Demócrata Cubana y representante en el exilio
del Partido Arco Progresista , falleció en la madrugada de este sábado en la ciudad de Miami, a los 70 años de edad.



En 1961, cuando su esposo, fundador del Movimiento de Recuperación Revolucionaria, fue condenado a 30 años de cárcel por alzarse en armas contra el gobierno de Fidel Castro, Emilia decidió permanecer en Cuba hasta que él fuese puesto en libertad, enviando a sus tres hijos a Estados Unidos, con los abuelos maternos.



No fue hasta 1979 que Lino B. Fernández pudo salir de prisión y, junto a su esposa, reunirse con toda la familia en el exilio. La entereza mostrada por Emilia frente a las adversidades, y la historia de amor y lealtad de este matrimonio, que el pasado 8 de febrero celebró sus 50 años, fueron plasmadas recientemente en un libro por la escritora y periodista Kay Abella: Fighting Castro: a Cuban love story (WingSpan Press, 2007).

El velatorio tendrá lugar en la funeraria Ferdinand (2546 SW 8th St.), entre las cuatro de la tarde y las once de la noche de este domingo.

La familia ha convocado para el lunes, a las once de la mañana, una misa en la Iglesia St. Raymond (3475 SW 17 St.). El sepelio se realizará posteriormente, en el cementerio de Woodlawn.

A Emilia Luzárraga de Fernández la sobreviven su esposo, sus tres hijos, Emilia María, Lino Jr. y Lucía, nueve nietos y un biznieto.

La disidencia moderada crea una red de ayuda y llama insensible al Gobierno
Disidentes cubanos moderados lanzaron hoy una campaña para recabar ayuda en la isla para las zonas más afectadas por los huracanes "Gustav" y "Ike", ante lo que califican de situación "aterradora" en la vivienda y falta de sensibilidad del Gobierno.

"El Gobierno cubano no ha actuado con toda la sensibilidad humanitaria que demanda la situación creada cuando no convoca a toda la comunidad internacional", señala un comunicado de los partidos Arco Progresista, Solidaridad Democrática y otros cuatro grupos disidentes menores.

Los impulsores de "Límite Humano", como se denomina el proyecto, critican que el Gobierno de La Habana no acepte la ayuda de Estados Unidos y dicen que "ante un desastre de semejante profundidad (...) las consideraciones políticas o ideológicas deberían desaparecer de inmediato".

Agregan que el paso de los dos huracanes, que según fuentes oficiales han dejado pérdidas de unos 5.000 millones de dólares y alrededor de medio millón de viviendas destruidas, pone al desnudo "la precariedad de Cuba como país" y su condición de "técnicamente inhabitable".

"La constatación es aterradora y resalta la necesidad de que los ciudadanos cubanos comencemos a tomar nuestros destinos en nuestras manos", señala el comunicado.

El líder de Arco Progresista, Manuel Cuesta Morúa, indicó en una conferencia de prensa en La Habana que "Límite Humano" recogerá ropa, medicinas, agua y otros artículos entre los propios cubanos, mediante una campaña "casa por casa" en la que participarán alrededor de 3.000 voluntarios ligados a esos grupos.

"En el caso específico del Arco Progresista, hemos hablado de hacer una tregua política de dos meses hasta que se termine todo el ciclo de la temporada ciclónica, una tregua en la que todos nos vamos a convertir en voluntarios", añadió.

Cuesta explicó que el proyecto nace como "una estrategia permanente para enfrentar estos fenómenos", ante la falta de articulación civil en la isla para hacerlo.

El portavoz de la agrupación, de tendencia socialdemócrata, señaló que en estos momentos hay una "falta de credibilidad en las instituciones de Cuba" por parte de la población, porque la ayuda no llega a los afectados.

Anotó que los voluntarios se ofrecen a canalizar la ayuda que se quiera hacer llegar desde el exterior y que lo harán a título de ciudadanos, sin buscar "confrontación ni propaganda por esta situación".
Editorial
Noticias Consenso 20 de septiembre de 2008


 "A cierta edad se corre el riesgo de acercarse a la infancia, y el riesgo agregado de mostrar la crueldad de los niños junto a su irresponsabilidad:
asunto muy peligroso cuando se tienen atadas las riendas del Estado".



Si hacía falta un acontecimiento que demostrara la ausencia de sentido estratégico del gobierno cubano, este es el de los recientes huracanes que golpearon al archipiélago. La crisis estructural e histórica había puesto en circulación el concepto de “cambios estructurales”. La trayectoria posterior demostró que tal concepto era hijo de la duda y no del cambio de mentalidad. La verdad es que la repetición de la retórica llamada revolucionaria permite lo uno y su contrario con la misma facilidad con la que circula el aire contaminado en las megaciudades: una prueba más de que la enajenación es la condición básica de los revolucionarios.

Pero la oportunidad que ofrecieron Gustav e Ike para retornar a los “cambios estructurales” era de oro. Sin embargo, esta pasa frente a los administradores de la crisis y los reafirma más como herederos del eco de la “Revolución” que como personas que tengan conciencia real de un problema real; condición básica para acercarse a un pensamiento estratégico. Si alguien quiere comprobar cómo las palabras pueden servir más como barreras que como clarificadoras, debe leer y escuchar la manera en que los medios oficiales y las principales autoridades han afrontado el dilema de la nación cubana: con el triunfalismo y la arrogancia de aquellos primeros años de la “Revolución”, cuando todo el mundo estaba haciendo el esfuerzo decisivo.

Solo tamaña irresponsabilidad permite entender por qué el manejo de la crisis estructural, más desnuda después del paso de los huracanes, se hace con conceptos estrictamente militares y con la aberración de manipular políticamente una verdadera crisis humanitaria. La coincidencia entre crisis humanitaria, crisis estructural y crisis histórica debe tratarse con más madurez. Esta puede venir con la edad pero no coincide con ella. De hecho, a cierta edad se corre el riesgo de acercarse a la infancia, y el riesgo agregado de mostrar la crueldad de los niños junto a su irresponsabilidad: asunto muy peligroso cuando se tienen atadas las riendas del Estado.

Las preguntas a hacer a este poder casi infantil –que sigue pensando que los cubanos somos tontos– son tan evidentes que se puede sentir miedo hasta del sentido común:

  • ¿por qué utilizar la supuesta gracia de los artistas para intentar aliviar la desesperación de los damnificados como si estos fueran niños o enfermos?;
  • ¿dónde están las donaciones hechas por más de 63 países?;
  • ¿por qué intentar liquidar la solidaridad espontánea con estos damnificados por parte de la sociedad civil?;
  • ¿ por qué es ilegítima la especulación de los ciudadanos y legítima la especulación del Estado?;
  • ¿por qué convertir una crisis humanitaria en plataforma para el combate político contra el embargo?,
  • ¿es esto sensibilidad en una hora de urgencias?;
  • ¿por qué sustituir las necesarias reformas con las aburridas exhortaciones al trabajo mal remunerado?

El gobierno cubano debería saber ya que los problemas de la nación no se pueden escamotear bajo la teja infinita.
Cuba se debate entre dos ciclones
Editorial de Noticias Consenso, editada por los  socialdemócratas cubanos,
13.09.2007

La situación del país al paso de los días sigue siendo terrible. Los efectos de los huracanes Gustav e Ike siguen siendo comparados con la metáfora nacional más socorrida en Cuba durante los últimos 50 años: la guerra.

En efecto, las imágenes devastadoras equivalen a las deprimentes fotografías que todos hemos visto en algún momento, y la moral de los ciudadanos, aunque alta, como corresponde al cantado orgullo de los cubanos, se debilita en la medida en que pasan los días y no se ven soluciones concretas. Estas no son sencillas. Y por una razón básica.

El paso de los huracanes ha puesto de manifiesto las precariedades del país. Decir que no tenemos país puede ser una exageración pero corresponde a dos constataciones indiscutibles: sin seguridad alimentaria -¿cómo pueden perderse 770. 000 toneladas de comida sin que alguien por ahí renuncie?- y sin seguridad colectiva en el nivel básico, que es el de contar con viviendas seguras, hablar de país puede ser un eco o una reminiscencia entrañable. Las condiciones de hábitat que garantizan la permanencia en un territorio se resumen en definitiva en esas dos realidades: la comida y el cuarto. Y lo peor está en la reconocida insolvencia del Estado. Sin dinero, ¿a dónde vamos? Pues hacia la ayuda internacional.

Y que esta se movilice fuertemente, como en Haití, requiere el reconocimiento de la magnitud del desastre –parece que las autoridades comienzan a darse cuenta de esto– y la solicitud amplia de la ayuda. Pero no solo el gobierno no ha solicitado ayuda, sino que se niega en recibir la que le han ofrecido dos actores fundamentales en la economía mundial: Estados Unidos y la Unión Europea, exceptuando dentro de esta última a España y a Bélgica.

Semejante politización de una situación de emergencia nacional, descalifica al gobierno tanto frente a los ciudadanos, como en el ámbito de los legados a la nación cubana. Dada la profundidad de la tragedia se requiere más altura, y menos falso orgullo. Porque a decir verdad, un orgullo auténtico conllevaría a no intentar siquiera las sucesivas compras de alimentos que el gobierno cubano hace con frecuencia en los Estados Unidos, pagando al cash, y con el dinero que debería emplear en pagarle a sus acreedores internacionales, por unos préstamos tomados a nombre del pueblo cubano.

Semejante situación, entre grotesca y patética, se acompaña de la ineficacia en el aseguramiento de los recursos. Los ciudadanos se preguntan cómo es posible que sí estuvieran bien asegurados los almacenes de las firmas extranjeras en Cuba, y no los alimentos de los ciudadanos. La pregunta tiene una sola respuesta: la concentración del poder en ocho familias refleja la pérdida del sentido de lo político y la consiguiente ausencia de visión de Estado. Por eso Cuba no estaba preparada para estos huracanes, a excepción del lado militar de la evacuación. Y de nuevo la guerra. Inútilmente.
Régimen despide a una dirigente socialdemócrata




La Habana, 1 de septiembre de 2008 

Declaración

El pasado 27 de agosto la miembro del Partido Arco Progresista, Mara Michelle (Zoimara Menéndez Simeón), subdirectora del Grupo Mediático Consenso (GMC) y Directora del periódico Consenso (noticias) recibió la Resolución No. 7/2008 del Instituto Cubano del Libro (ICL) en la que se le notificaba su “separación definitiva” por supuestas negligencia y ausencia injustificada. 

Al momento de su expulsión, Michelle se desempeñaba como Técnica en Composición de Texto “B” en la Editorial Arte y Literatura del ICL.

Es evidente que la expulsión de Mara Michelle se inscribe en el clima de intolerancia y ataque a la libertad de expresión, tal y como ocurrió con el músico Gorki, que el Parp creía en vías de extinción después que el gobierno cubano firmara los Pactos de Derechos Civiles y Políticos, y Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas. Semejante acto, que atenta contra el espíritu de dichos Pactos y contra la estabilidad familiar de una ciudadana cubana, es contrario a la realidad de Cuba y a las demandas cada vez más claras de su sociedad.

Los pretextos de la separación no pueden ser más insostenibles. Las medidas tomadas desnudan la motivación fundamental de semejante injusticia. Separar definitivamente a una trabajadora que jamás ha sido sancionada, e inhabilitarla por cuatro años para trabajar en el sistema editorial del Ministerio de Cultura es una proyección que débilmente enmascara el grado de intolerancia que debía estar ausente de un lugar por donde se supone transitan una diversidad de ideas y pareceres. La falta de coraje para afrontar institucionalmente las verdaderas motivaciones políticas de la expulsión es un índice claro de la ilegitimidad y el enmascaramiento con los que han actuado las autoridades del ICL.

El regreso acelerado de la intolerancia, que se ha manifestado también absurdamente en el caso del director de la Banda Porno Para Ricardo, está demostrando la incapacidad cultural de las autoridades de la isla para aceptar la realidad de una sociedad cubana rica y diversamente plural que no aguanta más la incompetencia de Estado reinante y la desmoralización acelerada de su sistema institucional. Para tener liderazgo, se exige algo más que un sistema represivo ya sin imaginación. Es necesario sentido de nación y ese parece abandonar a quienes deciden las políticas en curso.  

EL Parp pide solidaridad para Mara Michelle y el músico Gorki, y apoyo de los demócratas y amantes de las libertades en todo el mundo para estos jóvenes ciudadanos que luchan por la libertad de expresión en Cuba.      



Manuel Cuesta Morúa
Portavoz   Parp     

Gobierno impide a delegados de Oriente asistir a la Convención del Partido Arco Progresista



La Habana, 19.07.2008

Comunicado del Partido Arco Progresista de Cuba

Como es ampliamente conocido, el Arco Progresista celebrará los días 19 y 20 de julio su Primera Convención Nacional y la inauguración del Foro Progresista de La Habana.

Este proceso de preparación de más de un año ha conducido a una mejor estructuración de nuestro proyecto de cara a los desafíos de Cuba en el presente y el futuro.

Afinando nuestra apuesta por el diálogo y la reconciliación nacional y por lo que consideramos la Cuba de los ciudadanos, muchas personas han trabajado, en Cuba y en el exterior, para que este evento pueda realizarse sin mayores contratiempos.

Sin embargo, a últimas horas hemos conocido que a un grupo de Delegados al evento, fundamentalmente de las provincias orientales, se les ha prohibido abandonar sus provincias para atender sus debates. A otros, en Ciudad de La Habana se les ha visitado con idénticos propósitos.

Esto es un asunto preocupante que afectará  la concurrencia a la Convención pero que no dañará en ningún sentido la coherencia, consistencia y cualidad política del evento.

Escuchen a Manuel Cuesta Morúa en entrevista del 21.07.2008

Detenido rockero Gorki Águila


El juicio contra el polémico cantante de punk-rock Gorki Águila quedó programado para el viernes 29 de agosto a las 09:00, hora local, en el Tribunal Municipal de Playa, en La Habana, informaron fuentes cercanas al grupo Porno para Ricardo, del cual es líder el músico.




 

La opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) ha solicitado a diplomáticos extranjeros que acudan a la audiencia como observadores, y unas 150 personas han firmado una carta en la que piden a los músicos Pablo Milanés, Kelvis Ochoa, Polito Ibáñez, Santigo Feliz y Omara Portuondo que intercedan por la libertad del roquero.

Águila será acusado de "peligrosidad social", y podría ser condenado a entre uno y cuatro años de prisión si es hallado culpable.

"Luego de investigar preliminarmente el caso, la CCDHRN llegó a la conclusión de que Gorki Águila no ha cometido ningún delito específico conforme al Código Penal y espera que el juicio sea anulado", manifestó el presidente de la Comisión, Elizardo Sánchez Santacruz, en un comunicado, informó la AP.

Águila, de 39 años, fue arrestado el lunes cuando su grupo se preparaba para grabar los últimos temas de su próximo disco.

Consultado telefónicamente por la AP, Sánchez Santacruz indicó que los diplomáticos han asistido en otras ocasiones a procesos. "Se trata de juicios públicos", dijo.

Indicó que la presencia de observadores sería una garantía de que se respeten los derechos del músico y de que el procedimiento, el cual considera sin fundamento, se ciña a la legalidad.

La censura del gobierno cubano no permite a Porno para Ricardo difundir sus canciones en los medios de comunicación de la Isla —todos controlados por el régimen—y sus conciertos suelen ser a puertas cerradas.

Las letras del grupo suelen criticar duramente al gobierno e incluso han ridiculizado a Fidel y Raúl Castro.

Sánchez Santacruz informó que, tras permanecer aislado 72 horas, Águila recibió el miércoles la visita de su padre en la estación policial en la que se encuentra detenido.

Porno para Ricardo dijo en un comunicado que los responsables de la estación policial "maltrataron psicológicamente" a Águila "al hablarle de su pequeña hija de 11 años".

El guitarrista de la banda, Ciro Díaz, declaró a la AP que teme que el juicio no sea imparcial. "Es muy difícil que lo absuelvan", manifestó.

"Ya terminamos el nuevo disco. No sabemos si es por eso (que detuvieron a Águila) o puede ser que es algo que viene cocinando desde hace mucho", agregó.

Águila ya fue condenado a prisión en 2005. Su banda dijo que las autoridades fabricaron entonces una acusación por supuesta posesión de drogas para dejarlo fuera de la filmación la película Habana Blues (2005) sobre la floreciente música independiente en la Isla.

Más de 150 personas piden a Pablo Milanés que interceda por la libertad del roquero

Más de 150 personas, entre las que se encuentran intelectuales exiliados, miembros de la disidencia interna y artistas españoles, han firmado una carta dirigida a los músicos cubanos Pablo Milanés, Kelvis Ochoa, Polito Ibáñez, Santigo Feliz y Omara Portuondo, en la que les solicitan que pidan la libertad de Gorki Águila.

La carta, que ya ha sido enviada a sus destinatarios, es una iniciativa lanzada por el escritor exiliado Ernesto Hernández Busto a través de su blog Penúltimos Días, e insta a Milanés y demás músicos a aprovechar el concierto programado para este jueves en la llamada Tribuna Antiimperialista —popularmente conocida como "protestódromo"— para pedir la liberación de Águila.

"Más allá de las filiaciones estéticas y las ideologías políticas de cada artista, creemos que el derecho a la libertad de expresión no debe ser violado por ningún gobierno, incluido el cubano", dicen los firmantes.

"Pedimos que ustedes, músicos que han hecho explícito el apoyo a la Revolución, pero también la defensa de los valores y derechos humanos fundamentales, no se queden de brazos cruzados ante este atropello cometido con alguien que forma parte del gremio de los músicos cubanos", señalan.

Entre quienes suscriben la carta se encuentran los escritores exiliados José Kozer, Manuel Díaz Martínez, Zoe Valdés y Enrique del Risco; el músico Paquito d'Rivera; el líder disidente René Gómez Manzano; la bloguera Yoani Sánchez, y el político Carlos Alberto Montaner.

Entre las firmas aparecen también la de los músicos españoles Sabino Méndez y José María Sanz Beltrán, alias Loquillo.

Comunicado de prensa - Arco Progresista en Congresos del PSOE y de la Internacional Socialista

Participación de Arco Progresista en el Congreso de la Internacional Socialista y en el Congreso Federal del PSOE

El gobierno impide el desplazamiento a Atenas y Madrid del dirigente socialdemócrata Manuel Cuesta Morúa


Atenas, 3 de julio de 2008.- Corriente Socialista Democrática Cubana- Arco Progresista ha participado en el Congreso de la Internacional Socialista celebrado en Atenas atendiendo la invitación del secretario general de esta organización, el chileno Luis Ayala. El gobierno cubano no autorizó al portavoz de Arco Progresista y secretario general de Corriente Democrática Socialista Cubana, Manuel Cuesta Morúa, a desplazarse a Atenas, donde acaba de concluir dicho congreso.

Tampoco las autoridades cubanas han autorizado el viaje de Cuesta Morúa a Madrid, adonde había sido invitado por la secretaria federal de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, para participar en el XXXVII Congreso Federal del Partido Socialista Obrero Español. Las autoridades cubanas de emigración no aceptaron para la tramitación del permiso de salida la invitación oficial que Manuel Cuesta Morúa había recibido para asistir a ambos congresos, lo que supone de hecho una negativa al desplazamiento.

La representación de Arco Progresista y Corriente Socialista Democrática Cubana ha corrido a cargo en Atenas de su representante en Europa, Dirk Van den Broeck, mientras que será el escritor cubano Osvaldo Antonio Ramírez, exilado en Barcelona, quien asistirá al Congreso de los socialistas españoles.

El XXIII Congreso de la Internacional Socialista ha reunido a cerca de 700 participantes de 150 partidos y organizaciones políticas de 120 países en Atenas, del 30 de junio al 2 de julio.

En su mensaje a los delegados, Manuel Cuesta Morúa expone la necesidad de estrechar lazos entre la izquierda democrática en Cuba, organizada en torno a Arco Progresista, y el movimiento socialista internacional en el "proceso complejo de transición en el que los socialdemócratas cubanos participamos" de modo que "la oportunidad del cambio no se vea monopolizada por la derecha, que pretende convertir a mi país en el próximo espacio de un experimento neoliberal que enfríe el empuje de las fuerzas progresistas en el continente latinoamericano".

Cuesta Morúa alerta a los congresistas del la Internacional Socialista y del PSOE frente a la "pretensión de los nuevos populismos por monopolizar las opciones de izquierda en nuestro hemisferio". Por ello, para Cuesta Morúa, "las dificultades de una agenda basada en los principios del socialismo democrático podrían acrecentarse en medio de las complejidades latinoamericanas".

El portavoz de Arco Progresista invita a las organizaciones socialistas representadas en Atenas y Madrid a participar en la Convención Nacional de dicha formación política y al Foro Progresista de La Habana que tendrán lugar en dicha ciudad los días 19 y 20 de julio.

La participación del delegado de Corriente Socialista-Arco Progresista en el Congreso de la Internacional Socialista permitió contactos fructíferos con muchos partidos. Resultados de dichos contactos son las invitaciones a Arco Progresista para participar en reuniones como las que de los socialdemócratas de Colombia (PLC) así como una invitación para participar en el congreso del Partido Socialista francés, en noviembre de 2008.

Izquierda Democrática Cubana, representada en Congreso de la Internacional Socialista
La Corriente Socialista Democrática Cubana fue invitada a participar al XXIII Congreso de la Internacional Socialista que tiene lugar en Atenas, del 30.06.2008 al 2.07.2008.

Sin embargo, a Manuel Cuesta Morúa, secretario general, las autoridades cubanas le negaron salir de su país. 

Por esto delegó al representante internacional, Dirk Van den Broeck para que asistiera al Congreso.

Van den Broeck pudo entregar personalmente un folleto de la izquierda democrática cubana a la los  centenares de delegados socialistas del mundo entero, entre ellos presidentes, ex presidentes, líderes de partidos, primer ministros y parlamentarios.


El folleto,
en castellano e inglés, contiene entre otras cosas un mensaje de Manuel Cuesta Morúa dirigido a todos estos asistentes.

En las imágenes, Dirk Van den Broeck durante una de las sesiones.







Conversando con el dirigente socialdemócrata de Venezuela, del partido Un Nuevo Tiempo, Manuel Rosales. Rosales fue candidato a la Presidencia  de la oposición unida contra el chavismo. En la foto aparecen otros dirigentes venezolanos, de los partidos Podemos, Accion Democrática y Un Nuevo Tiempo
Gobierno cubano niega visado al eurodiputado socialista Luis Yáñez
El gobierno cubano niega visado al eurodiputado socialista Luis Yáñez


19.07.2008

Miembros de Arco Progresista participaron recientemente como invitados en el Congreso de la Internacional Socialista, celebrado del 30 de junio al 2 de julio en Atenas, y en el Congreso del Partido Socialista Obrero Español, que tuvo lugar en Madrid el pasado mes de julio. La organización socialdemócrata cubana invitó a dirigentes socialistas europeos y latinoamericanos a participar en su Convención Nacional en La Habana.


Sin embargo, las autoridades cubanas han rechazado el visado a quienes manifestaron su voluntad de participar en dicha reunión.

Así, el embajador cubano ante la Unión Europea, Elio Rodrgiuez, en conversación con el eurodiputado socialista español, Luis Yáñez-Barnuevo, le expresó la negativa de las autoridades a su solicitud de obtener un visado para desplazarse a La Habana con el fin de participar en dicha Convención.
Sí ofreció el embajador cubano al parlamentario socialista español la posibilidad de viajar a Cuba para mantener encuentros con responsables gubernamentales.

Comenta Luis Yáñez: “Lamento que el gobierno cubano no sólo sofoque la solidaridad con un grupo que propugna el diálogo y la reconciliación entre los cubanos, además de condenar el embargo norteamericano, sino que se sitúa a si mismo en una posición de excepción en el mundo”.

Y sigue Luis Yáñez: ”En mi larga vida política es la primera vez que se me niega un visado de entrada en un país. Estuve en el Chile de Pinochet, en la URSS de Breznev o en la Argentina de Videla, entrevistándome con opositores a los gobiernos”.


Tampoco otros militantes de partidos socialistas europeos y latinoamericanos podrán desplazarse a La Habana para participar en la Convención puesto que el gobierno de Cuba les mantiene las restricciones para entrar en la Isla.
Declaración Conjunta del Arco Progresista (Cuba), y partidos socialdemócratas de Venezuela
Las organizaciones políticas socialdemócratas, Movimiento al Socialismo (MAS) y Un Nuevo Tiempo (UNT), ambas venezolanas, y la cubana  Arco Progresista, comprometidas con la libertad, la justicia social, el respeto a los derechos humanos y el estado democrático de derecho firmamos de conjunto la siguiente Declaración, por la que nos comprometemos a:
Declaracion de Concordia
Un grupo de cubanos residentes fuera de Cuba, de todas las tendencias políticas,  hace un llamado para el entendimiento y la negociación.

Comunicado de prensa (el mundo) [21.03.2008 19:45] - 1021 lecturas - 27 comentarios


Artículo/noticia publicado/a en Kaosenlared.net en el apartado de Libre Publicación NO seleccionada por el Kolectivo Editorial



La Habana, 21.03.2008

Los que subscriben esta declaración, cubanos o de origen cubano residentes en el exterior del país, deseamos dar a conocer a la ciudadanía residente en Cuba los siguientes criterios, sentimientos, esperanzas y convicciones sobre la realidad cubana actual y sobre su futuro:
  • Abogamos por la paz, la reconciliación y la concordia entre todos los cubanos.
  • Nos negamos a seguir alimentando el odio y el resentimiento recíprocos que han engendrado en la historia nacional, de forma cíclica, violencia y fratricidio,

  • Por una amnistía que incluya a los cubanos de todas las orillas políticas e ideológicas.

  • Abogamos, en suma, por una renovación en espíritu de toda la familia cubana para el comienzo de una nueva Era de paz y prosperidad. El conjunto de cubanos residentes en Cuba y en la diáspora formamos una sola nación y debemos trabajar juntos para levantar al país.

  • Entendemos que concordia cubana significa asegurar la convivencia entre todos los hermanos de la patria común sobre la base del respeto a las diversas perspectivas y credos. De ningún modo deberá admitirse que tales diferencias puedan obstaculizar o amenazar esa convivencia.

  • No deberá aceptarse, bajo ninguna circunstancia, discriminación alguna basada en diferencias raciales, económicas, culturales, de sexo u orientación sexual, ideológicas, religiosas u origen nacional.

  • Ningún cubano deberá ser privado, por razón de su nacionalidad, de los derechos y accesos a instalaciones y lugares que en el territorio cubano disfruten los turistas extranjeros, o a comprar, vender o alquilar bienes básicos, como una vivienda y un auto.

  • Ningún cubano, resida o no dentro de Cuba, deberá ser privado de la posibilidad de invertir sus recursos en su propio país mientras haya un empresario extranjero gozando de ese derecho.

  • Deseamos un orden que lejos de frenar el potencial creador del ser humano, lo libere de ataduras y lo estimule para generar riquezas y abundancia en todo el país, sobre todo cuando se trata del trabajador cubano, célebre por su hábito de trabajo, su nivel de capacidad productiva y su ingenio en generar recursos. No queremos un orden que tienda a generar igualdad en la miseria, sino, por el contrario, un estado general de riqueza en condiciones de igualdad de oportunidades, y derechos económicos y sociales.

  • Ningún cubano residente actualmente en nuestro país deberá ser despojado de aquellos bienes que actualmente utiliza para vivir, como es el caso de viviendas y pequeñas parcelas agropecuarias, por los eventuales deseos de reclamos de restitución de antiguos propietarios, independientemente del derecho a una justa indemnización. Tampoco deberá suprimirse el disfrute de beneficios colectivos en esferas sociales como la educación y la salud, sino que por el contrario, esos beneficios deberán ser aumentados y asegurados.

  • No nos anima un espíritu de rapiña o despojo, sino de ayuda desinteresada en el mejoramiento y reconstrucción del hogar común.

  • Asimismo, nos pronunciamos contra todas las restricciones que obstaculizan el libre movimiento de los cubanos residentes dentro y fuera del territorio nacional, sean por la política del Estado cubano o impuestas por otros gobiernos, en particular el de los Estados Unidos, medidas que dificultan a los cubanos residentes en el exterior viajar a su país de origen, le impiden el acceso o relocalización en su patria, o hacen artificialmente costoso el enviar remesas u otros medios de ayuda y las que obstaculizan el acceso a la información y la comunicación telefónica o por correo electrónico con sus familiares y amigos en Cuba.

  • Nos pronunciamos por métodos pacíficos para el logro de los ideales plasmados en esta declaración, a través del diálogo y el libre intercambio de las ideas, convencidos de que sólo la evolución de la conciencia ciudadana nos puede conducir a un orden de armonía, reconciliación nacional y de respeto a todos los derechos fundamentales.

En este año se conmemora el XXX aniversario de las conversaciones humanitarias que en 1978 culminaron con la libertad de más de 3,600 presos políticos y una apertura a mayores contactos familiares entre los cubanos en la isla y los que radican en el exterior. Proponemos nuevas conversaciones de naturaleza humanitaria - bajo reglas mutuamente convenidas- que puedan constituir un primer paso hacia el porvenir que merece nuestra Nación.

Convocatoria Primera Convención del Arco Progresista
Por la presente convocatoria, el Arco Progresista adelanta a sus organizaciones miembros, afines u otras, su propósito de celebrar en julio de 2008 su Primera Convención Nacional.

Lea todo
Entrevista a Denia Rodríguez del Toro (Partido del Pueblo) sobre la izquierda democrática cubana
La presidenta del Partido del Pueblo (PPC, izquierda democrática), Denia Rodríguez del Toro comenta el grave incidente del 4.12.2007 en Santiago de Cuba, cuando opositores marcharon pacíficamente hasta la iglesia de Santa Teresita. En la misma iglesia fueron golpeadas, y después detenidas y amenazadas por la policía y personas vestidas de civil. Denia es una eminente dirigente política de la oposición. Dirige el PPC y como tal es una de las dirigentes del Arco Progresista, junto a Manuel Cuesta Morúa y otros. Desde muchos años propulsa movimientos sociales, femeninas, estudiantiles y de derechos humanos. Le hemos llamado a su casa para que nos cuente sobre lo que pasó, y saber como ve el futuro de la izquierda democrática cubana.

ENTREVISTA por Cuba-Europa en Progreso del 10.12.2007 - vean las TRES partes separadas aquí